Lo que viene ocurriendo en el caso del Fundo Larrea, debería tener encima la mirada atenta de la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura de La Libertad y en este post sabrás por qué.

Este caso ya ha sido abordado por Ucv Noticias sin embargo pasó desapercibido en los fueros de la Corte Superior de Justicia de La Libertad. Este es el reportaje que fue emitido por el noticiero y si quieres puedes verlo completo, pero también te lo contaremos.

La actuación de la jueza Ofelia Namoc de Aguilar, en el caso del fundo Larrea, en el que se juzga a Luis Guillermo Sánchez Aranda, Carlos Pinillos Vinces, Jhonny Reyes Meléndez y la inmobiliaria San Isidro SAC. podría ser puesta bajo cuestionamiento.

La razón es que el hijo de la magistrada, Cesar Aguilar Namoc, trabaja para la empresa Super peloteros, que estaría relacionada a las personas que actualmente se encarga de juzgar.

El antecedente que la jueza pasó por alto

Este es el complejo deportivo privado Super peloteros, cuyo terreno, según el señor Joaquín Valeriano, le fue usurpado. luego de unas ventas extrañas quedó finalmente en poder de Carlos Castillo Lázaro, quien adquirió el 2.5% del sub lote a-3. este inmueble junto “al fundo Valeriano” conforman el predio conocido como “el platanal”.

Este terreno se encuentra ubicado en la cuadra 5 de la av. los colibríes, y en su presunta usurpación intervino, según el señor Valeriano, una presunta mafia.

“Exactamente al señor Carlos Pinillos Vince yo lo he visto en el terreno, incluso cuando se vino a hacer la inspección para el lanzamiento, este Pinillos Vinces estuvo en ese momento, me hizo una especie de seña o amenaza” – Joaquín V.

Cesar Aguilar Namoc, trabaja como supervisor para la empresa Super peloteros y así lo ha confirmado la propia magistrada durante una entrevista que no fue grabada, a petición suya. Además, existen abundantes imágenes en su cuenta de facebook que corroboran esto.

La jueza con su hijo

Esta sería la relación entre Carlos Castillo y los procesados

Esto podría tener efectos legales en el caso del fundo Larrea, ya que Carlos Castillo Lázaro, según un informe de la fiscal Jennifer Ludeña, que investigó el caso de la presunta usurpación del fundo Larrea, fue compañero de trabajo del procesado Carlos Pinillos Vinces con quien laboró en la empresa AGERSA, cuya propiedad la ostenta la familia de este último, y que además es procesado por la jueza Ofelia Namoc por la presunta usurpación del fundo Larrea.

Ademas Carlos Castillo, en su declaración fiscal, reconoció ser amigo de otro de los procesados, Jhonny Reyes Meléndez, gerente de la inmobiliaria San Isidro SAC y también declaró conocer a Luis Guillermo Sánchez Aranda y a Jean Paúl Silva León.

Basándonos en el informe de la fiscal Ludeña, Carlos Castillo declaró ante la SUNAT que ejercía actividades de contabilidad y señaló su domicilio fiscal en el jirón Francisco Bolognesi 830, inmueble que figuraba como el primer domicilio social de la inmobiliaria San Isidro SAC, involucrada en el caso del fundo Larrea.

En el año 2007 Carlos Castillo fue gerente de la empresa DASA E.I.R.L.  y en el 2008 transfiere esta compañía a Luis Guillermo Sánchez Aranda también imputado en el caso del fundo Larrea.

En el 2009, Carlos Castillo se presentó ante la fiscal para brindar una declaración con el abogado Jean Paúl Silva León, quien también era abogado de Carlos Pinillos Vinces, y que en el proceso seguido por la magistrada Ofelia Namoc es defensor de Luis Guillermo Sánchez Aranda.

El jefe de la ODECMA de La Libertad, Manuel Lujan, se negó a brindarnos una entrevista aduciendo que no tenia autorización. Sin embargo, logramos conversar con el electo titular de este organismo, David Florian; quien asumirá funciones el 02 de enero.

“En un caso en concreto, de existir un conflicto de intereses el juez debe apartarse, pero dentro de las causales que señala la ley” – David F.

A todo esto habría que agregar que la magistrada voto a favor de la inhibición de los jueces Víctor Burgos Mariños, Sara Pajares y Carlos Merino de la Segunda Sala Penal de Apelaciones, quienes pidieron no conocer el caso debido a la publicación de un reportaje en el periódico “Panorama trujillano”, que los acusaba de intentar favorecer a la red de Rodolfo Orellana. Un primer pedido de inhibición que fue desestimado lo presentó el abogado Jean Paúl Silva.

A favor también votó el juez Oscar Alarcón Montoya, sin embargo, el juez Walter Cotrina emitió un voto en discordia aduciendo que no era necesario inhibirse. Esto ocurrió el 18 de agosto de este año. 

“Es como digamos esperando esa causal para lavarme las manos y pasarle a otro la pelota y eso no es así” – Abog. Manuel Montoya 

La jueza Ofelia Namoc, quien no quiso ser grabada, aseguró que no tiene porqué conocer estos detalles, y que además esto no es causal de inhibición. sostuvo que su imparcialidad no está en juego y que actuará de acuerdo a ley.

 

 

 

 

Dejar respuesta