Durante el último consejo de Ministros, el miércoles pasado el titular de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra presentó su renuncia al presidente Pedro Pablo Kuczynski y esta no fue aceptada. El encargado de dar la noticia en la reunión fue el premier Fernando Zavala, ante la sorpresa en la sala, según un informe del dominical Panorama.

Un día antes, el martes, Vizcarra anunció la decisión a todo el equipo de asesores y funcionarios que trabajan con él. Retiraron sus pertenencias y dejaron documentos listos para la transferencia, la mayoría renunciaría junto a él como muestra de apoyo.

Todo estaba listo para que el ministro de Transportes deje el cargo en medio de la tormenta política que causó la firma de la adenda para la construcción del aeropuerto de Chinchero, en Cusco. Vizcarra prefería renunciar para no entorpecer la gobernabilidad.

El miércoles, Fernando Zavala pidió a quienes no eran ministros, que desalojen la sala de reuniones en Palacio de Gobierno. Cuando quedaron solo los miembros del gabinete, dijo “Martín Vizcarra ha presentado su carta de renuncia”. PPK asumió como una traición la renuncia y estaba incómodo y molesto por la decisión.

Luego de que el renunciante expusiera sus argumentos, todos los ministros junto al presidente acordaron no aceptar la renuncia y esperar hasta que responda la interpelación en el Congreso el próximo jueves. Se suspendieron los actos para transferir el cargo y sigue al frente del cargo.

En una entrevista al programa Agenda Política, Vizacarra dijo que confía en salir airoso de la interpelación. “Voy confiado porque cuando uno ha actuado de manera honesta y para favorecer al Estado, uno va tranquilo. No es lesiva, al contrario, la adenda corrige un contrato lesivo. Por transparencia esperamos el informe de la Contraloría”, comentó.

También negó tener intención de renunciar. “No me he planteado renunciar. He hablado con el presidente y mi cargo siempre está a su disposición”, dijo. La imagen que plantea el gobierno es de unidad ante un tema complejo como el de Chinchero.

Dejar respuesta