Depredadores persisten con la tala y quema de algarrobos generando gran malestar y preocupación en los pobladores en la ciudad de San Pedro de Lloc, provincia liberteña de Pacasmayo.

Los sujetos llegan a los bosques, cerca de la vía de Evitamiento, y con hachas derriban los árboles. Luego incineran los troncos en hornos para obtener carbón, que después pondrían en venta.

Los moradores exigieron a las autoridades municipales actuar con mayor firmeza para detener esta práctica ilegal que afecta la salud y el medio ambiente.

La Ley Forestal y de Fauna Silvestre, Ley  29763, considera como infracciones muy graves “adquirir, transportar, comercializar, exportar, poseer, talar, extraer o aprovechar recursos forestales, sin autorización”. [Fuente: RPP]

Dejar respuesta