6 minutos antes de la 01 de la tarde de este jueves, la recientemente nombrada jefa de logística del Segat, Rubí Cruz Alfaro presentó su renuncia irrevocable al cargo de miembro suplente en el Comité de Selección del Concurso Público N° 01-2017-SEGAT/GG, realizado para contratar a una empresa encargada del recojo y transporte de los residuos sólidos en Trujillo.

Rubí Cruz pasó a formar parte activa del Comité de Selección a partir del 03 de mayo, tras la renuncia del miembro titular, José Rosario Martell y 24 horas después presentó su carta de renuncia aduciendo falta de transparencia y denunciando que se han vulnerado los principios de legalidad, publicidad y el debido proceso contemplados en la Ley de Contrataciones del Estado. La carta de renuncia de la citada funcionaria resulta clave ya que en ella informa que los miembros del comité encargado de calificar a los postores y entregar la buena pro, no tuvieron en su poder el expediente técnico para la contratación de la empresa.

La Ley de Contrataciones en su artículo 23 indica que el expediente técnico debe ser entregado al Comité de Selección para elaborar los documentos del procedimiento de selección y realice la convocatoria. Queda claro que esto nunca ocurrió.

El 02 de mayo tampoco fue un día grato para el gerente del Segat, Carlos Delgado; ya que ese mismo día se emitieron dos informes demoledores en contra de la tercerización del servicio de recojo de basura. El documento estuvo firmado por Enrique Espinoza Estrada (Presidente del Comité de Licitación) y José Rosario Martell (Jefe de Logística), describían observaciones insubsanables y la configuración de delitos. Se menciona contundentemente en este primer informe que ni las compactadoras, ni el rellenito pueden ser entregados al postor ganador porque no le pertenecen al Segat, además se menciona que el proceso no cuenta con la certificación presupuestal de 6 millones de soles. Para los funcionarios mencionados la nulidad del proceso era la única salida decente al problema.

El 03 de mayo fue una pesadilla para los impulsores de este proceso de contratación, ya que se emitió un segundo informe recomendando la nulidad de oficio del proceso, debido a la presencia de graves irregularidades. El documento llevaba la firma de Enrique Espinoza, aún presidente del Comité encargado de dar la buena pro y de Rubí Cruz Alfaro.

Frente a todos estos graves cuestionamientos el gerente del Segat, Carlos Delgado Sánchez; ha ensayado algunas sorprendentes respuestas que nos hacen pensar, que esta dispuesto al harakiri administrativo y a la inmolación penal.

“Mira, yo no puedo hablar de nada en cuanto a la contratación de este servicio, pero si así fuere como lo han señalado, ustedes pueden investigar, se van al Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (Osce), y verán que todo se reacomoda, no hay nada imposible. Si el presidente del comité y el miembro titular o suplente han renunciado, porque por ahí ha pasado un papelito diciendo que renuncia irrevocablemente, desde ya les digo que aquí no hay renuncia. En segundo lugar, si ha existido eso de lo que usted dice, todo se reacomoda. No hay nada que va a paralizar esto”

“Señores, escúchenme. Nosotros tenemos documentos que sustentan que las compactadoras, las barredoras y todo lo que hubiere, han sido donados por acuerdo de regidores, muchos de ellos ya no están, pero otros sí se acuerdan como el señor Penagos. Hay documentos, todo tiene sustento, todo está con acuerdo”

En este post, hemos intentando traducir en una imagen lo argumentado por el gerente general del Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo y este fue el resultado.

Harakiri. Funcionario seguirá adelante con el proceso pese a graves irregularidades.

Olvida o desconoce este funcionario que el pasado 03 de agosto de 2016, el pleno del Concejo Municipal acordó entregar en sesión de uso al Segat, las 4 compactadoras adquiridas por la gestión de Elidio Espinoza por un periodo de 2 años, con esto queda claro que estos vehículos no le pertenecen al Segat.

Una de las últimas jugadas del cuestionado funcionario fue designar al cantante Carlos Rubio Preciado como subgerente de Limpieza Pública, quien como responsable del área usuaria presidirá el Comité de Licitación para el proceso de la tercerización del servicio de recojo de basura en Trujillo.

Carlos Rubio deberá caminar con cuidado en campo minado o podría terminar cantando en el Ministerio Público

En este momento el proceso esta paralizado debido a que la Ley de Contrataciones del Estado establece que el Comité de Contratación debe estar integrado por un especialista en contrataciones.

Hasta el momento no se ha realizado la absolución de observaciones y tampoco se ha seguido con el procedimiento de integración de las bases. El camino sigue siendo declarar la nulidad de oficio y esta medida solo puede ser autorizada por el gerente general del Segat, quien por ahora parece estar dispuesto a cargar con el peso de estas irregularidades que podrían traerle serios problemas con la justicia.

Dejar respuesta