El gerente del Segat, Carlos Delgado; sigue empeorando su situación ante el pleno edil y no asistió a la sesión de concejo de este lunes, en la que tenía que explicar el estado en que se encuentra la tercerización del servicio de recojo de basura en este organismo público descentralizado.

La presentación del funcionario edil estaba programa para las 9:00 a.m. sin embargo solo asistieron los regidores Esperanza Yarlequé, Rocío Taboada Pilco y Edward Berrocal Gamarra, todos concejales de la oposición; y por el oficialismo solo acudió Fernando Rojas.

El roche fue mayor cuando se descubrió que el salón consistorial no estaba acondicionado para la reunión, es más al interior había personal realizando una improvisada limpieza.

Para los regidores de minoría el nuevo desaire del gerente del Segat, Carlos Delgado; es una burla al pueblo trujillano y acusaron al alcalde Elidio Espinoza de blindar a su funcionario.

“Estas constantes ausencias, con excusas poco serias; corrobora lo que los regidores venimos denunciando, que este concurso público esta plagado de vicios y que el gerente del Segat no podría responder para levantar las observaciones”. Rocío Taboada-Regidora de la MPT

Hay quienes dicen que esta escena se repetirá durante todo este mes.

¿Qué pasó?

A primeras horas de este lunes algunos medios, entre ellos La Industria y Correo dieron a conocer las declaraciones de Carlos Delgado, quien anunciaba que no acudiría a la sesión extraordinaria debido a que no fue notificado.

Efectivamente, la Secretaria General de la Municipalidad de Trujillo no programó la sesión extraordinaria, ni tampoco convocó a los regidores formalmente; aduciendo que no se sometió a votación la dispensa de la lectura y la aprobación del acta de los acuerdos adoptados en la sesión de concejo del pasado viernes, por lo tanto no se pudo emitir el acuerdo de concejo para la realización de a sesión edil. Sin embargo, esta situación nunca fue puesta en conocimiento de los concejales.

En su primera convocatoria, Carlos Delgado evitó presentarse ante del Concejo de Trujillo aduciendo estar mal de salud y además sentirse afectado por la muerte de su perro, al que cariñosamente llamaba “chicago”. Todo un animalista encubierto.

Dejar respuesta