La posibilidad de un informe desfavorable de la Contraloria General de la República sobre el Aeropuerto Internacional de Chinchero (Cusco) ha puesto en peligro a la máxima autoridad del ente de control, Édgard Alarcón, quien fue amenazado de muerte a través de correos electrónicos, comunicó ayer el Ministerio del Interior (Mininter).

Precisamente, el contralor presentará mañana el informe de auditoría a la adenda del contrato que hizo la empresa Kuntur Wasi y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), a cargo de Martín Vizcarra

“El día de ayer viernes 19 de mayo, el señor Édgar Alarcón Tejada, Contralor General de la República (CGRP), hizo saber al Gobierno que se habían recibido amenazas anónimas en contra de su integridad y de su familia vía correo electrónico”, se lee en el comunicado del Mininter.

A través del documento, se detalló que el titular del Interior, Carlos Basombrío, junto al director de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimin), se apersonó al local de la Contraloría para recibir información precisa de las amenazas.

“La Digimin está trabajando en determinar el origen, la identidad, la veracidad y las motivaciones de los autores de estas amenazas e informará al Contralor de los resultados”, precisó el comunicado de la PNP.

En ese sentido, añadió que vienen coordinando una mejor seguridad para el Contralor y su familia.

“El procurador de la CGRP hizo saber que harían una denuncia formal para que la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional del Perú pueda hacer también las indagaciones del caso”, explicaron.

La máxima autoridad de la Contraloría hizo de conocimiento sobre las amenazas también al premier Fernando Zavala, trascendió ayer.

“Contralor HDP Chinchero sí va, te guste o no. Te gusta salir a las cámaras, ahora te van a ver en un ataúd. Si no pasa Chinchero, vas a lamentar con tu vida y la de tu familia”, es el texto del mensaje que fue publicado por un portal de noticias.

3 altos funcionarios de la Contraloría también habrían recibido amenazas a través de correos electrónicos.

Dejar respuesta