La palabra Pisco sirve en el Perú para referirse a una ciudad y al destilado de uva peruano que se producía originalmente en esta zona. El origen de esta promocionada palabra se encuentra en el idioma quechua, en el que significa “pájaro”.

El territorio donde se desarrollaron las culturas Paracas y Nazca adoptó este nombre debido a la gran cantidad de aves pequeñas que se alimentaban en el rico valle al sur de Lima. El destilado de uva peruano recibió el nombre de pisco desde sus orígenes debido a que su producción se concentró a inicios de la conquista española en el valle del mismo nombre.

A esto se suma que los productos de alfarería elaborados en este zona, durante el dominio inca; se denominaban piskos, entre estos se encontraban enormes recipientes que servían para almacenar las bebidas de toda naturaleza, entre ellas también las alcohólicas. Con el pasar de los años el aguardiente adquirió el nombre de su envase.

Esto ocurrió en el Perú, esta es la historia que existe detrás del nombre del destilado de uva peruano.  ¿Pero, que paso en Chile? ¿Por qué su aguardiente adquirió la denominación de “Pisco”?.

De acuerdo a la información histórica, el país del sur tuvo que cambiarle de nombre a una ciudad para poder bautizar como “pisco” a su aguardiente.

Aunque parezca increíble a través de la ley 5798 que fue publicada el 1 de febrero de 1936, el gobierno de Chile dispuso el cambio de nombre de la localidad conocida como “La Unión” que a partir de esa fecha pasó a llamarse Pisco Elqui. 

El cambio de nombre de esta ciudad fue una iniciativa de los diputados Gabriel Gonzáles Videla, Humberto Álvarez Suárez y Pedro Enrique Alfonso, con esta jugada histórica Chile buscó, que su aguardiente sea un producto oriundo para de esta forma impulsar su comercialización sin problemas legales bajo la denominación de “pisco”. Hasta ese momento la palabra quechua era un toponimio extranjero.

El distrito de Pisco Elqui esta dentro de la jurisdicción del municipio de Paihuano, donde paradójicamente su alcalde, Hernán Ahumada, anunció la aprobación de una ordenanza que obliga a los locales comerciales, restaurantes y otros negocios a no ofrecer pisco peruano bajo ese nombre.

“No nos oponemos a que ellos vendan; lo que sí vamos a prohibir es que se diga la palabra pisco. Perfectamente pueden poner aguardiente, destilado o jugo de uva peruana, cualquier nombre, pero la Denominación de Origen es de Chile”, mencionó el alcalde y así lo consigna “El Mercurio”.

La historia que en ocasiones suele ser cruel, nos deja un dato importante. Gabriela Mistral, premio Nobel de Literatura en 1945, en su relato “Recado para el Valle de Elqui” publicado en 1950, expresó su rechazo a que se nombre “Pisco Elqui” a la localidad de “La Unión”. La escritora chilena había pasado parte de su infancia en este pueblo y catalogó de “triste ocurrencia” la decisión del gobierno de su país.

“Mis amigos de cuatro lenguas saben pronunciar bien el Diaguitas, el Paihuano, el Montegrande. Naturalmente no llamaré nunca a la Unión, por Pisco Elqui, triste ocurrencia de algún coquimbano, que quiso reírse del lindo pueblo a lo tonto. Algún día hemos de devolverle su apelativo que apunta a la conjunción de los dos ríos. Yo sé que en ciertas casas bailaron y cantaron aquel fallo extranjero como una fiesta y me alegró saberlo pero de una alegría con dejo amargo”.

[Foto de portada: Internet]

2 Comentarios

Dejar respuesta