El contralor general de la República, Édgard Alarcón Tejada, no solo aprovechó su visión para los negocios en el rubro de la compra y venta de vehículos: también lo hizo en el sector inmobiliario.

En el 2008, mientras ejercía el cargo de gerente general de la Contraloría, adquirió dos terrenos de propiedad del Estado, de 200 metros cuadrados. Pagó 5.000 soles por cada uno, durante una subasta pública realizada por la Municipalidad Provincial de Camaná.

Alarcón adquirió los terrenos en sociedad conyugal con su esposa, María Gordillo Andia, según documentos de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp) de Camaná, Arequipa.

Los predios le pertenecían a la Municipalidad Provincial de Camaná y fueron vendidos por quien era alcalde en ese entonces, el hoy congresista Sergio Dávila Vizcarra, de la bancada de Peruanos por el Kambio (PPK).

Al tener el cargo de gerente general, Alarcón era representante de la Contraloría en todos los actos y contratos propios de la gestión administrativa de esa entidad. Sin embargo, al parecer su puesto no le hizo retroceder en la decisión de comprar dos terrenos del Estado a precio de remate.

Los predios que adquirió el contralor son los lotes 14 y 15 de la zona B del sector Predio, en el distrito de Samuel Pastor, en Camaná, Arequipa. Ambos fueron inscritos en Registros Públicos el 11 de setiembre del 2008.

La República acudió al lugar y encontró que en los dos terrenos, ubicados frente al mar, se ha construido un moderno hotel que empezó a funcionar en enero de este año, y que ocupa incluso espacios que no le pertenecen al contralor ni a su esposa.

[La República][Portada: Trome]

Dejar respuesta