El ministro de Trabajo, Alfonso Grados, es el encargado de la organización de la visita del Papa Francisco al Perú. En entrevista con el diario Perú 21, aseguró que el Gobierno se ha planteado invertir un presupuesto bajo y enfocar el trabajo en obras que queden para beneficio de las regiones que visitará Bergoglio: Lima, Trujillo y Puerto Maldonado.

“Estamos seguros de que el presupuesto será austero, que podrá ser bien manejado no solo por el Gobierno central sino por los regionales que manifestaron su complacencia con la visita del papa”, dijo Grados.

El inicio del plan de trabajo para esta visita ha sido conversado con una comitiva del Vaticano. Los principales requerimientos tienen que ver con servicios que ofrece el país y soporte o infraestructura para su desplazamiento.

“Algunas de las obras que tenemos que hacer son la mejora de algunas rutas, infraestructura básica donde se congregará la población, entre otros”, comentó Grados y destacó que las obras van a quedar para la uso de las regiones y que las inversiones se compartirán con los Gobiernos Regionales.

Lo cierto, hasta el momento, es que Bergoglio permanecerá en la Nunciatura Apostólica de Jesús María durante su estadía limeña. Sobre los escenarios de encuentro entre el papa y los fieles aún no hay nada definido.

Dejar respuesta