El 23 de febrero una combi de la empresa de transportes Miramar que iba repleta de  pasajeros, fue embestida por un descontrolado camión furgoneta, en el kilómetro 558 de la Panamericana Norte, a la altura del primer paradero  de Moche, en este trágico accidente murieron 19 personas y varias quedaron con lesiones graves.

Tras las investigaciones iniciales se comprobó que la unidad siniestrada no contaba con tarjeta única de circulación (TUC) y el chofer no tenia el certificado de habilitación de conductor, por lo tanto no podían brindar el servicio de transporte público.

Con estas graves observaciones, el 6 de marzo la gerencia de transportes de la Municipalidad Provincial Trujillo a cargo de José Benites, sancionó a la empresa de transportes Miramar con la multa T51 por “permitir el uso de sus instalaciones a vehículos no autorizados” y dispuso la suspensión de las operaciones de esta empresa por 90 días. Sin embargo semanas después, exactamente el 14 de marzo la empresa solicita el levantamiento de la medida preventiva y la gerencia de transportes le concede este beneficio el 12 de abril.

El levantamiento de la suspensión de las actividades de la empresa Miramar se ha realizado teniendo como garantía la promesa de subsanación de observaciones, lo expuesto muestra a un municipio trujillano bastante benevolente con una empresa infractora.

“El cuestionamiento que nos hacemos los ciudadanos es porque no se han aplicado las sanciones respectivas a esta empresa, si estaba visto que no habían cumplido con los requisitos indispensables para su funcionamiento. Cuántas empresas estarán funcionando así, sin cumplir las normas”. Sostuvo la regidora Rocío Taboada.

Tal parece que la actuación de la Gerencia de Transportes de la comuna trujillana sólo habría intervenido por la presión mediática y después trató con guantes de seda a la cuestionada empresa, cuyos vehículos vuelan por la ruta Trujillo – Miramar.

Otro dato importante es que pese a que el accidente se registró el 23 de febrero, el personal de la Subgerencia de Fiscalización de Transportes de Trujillo recién intervino el 1 de marzo, es decir a la semana siguiente, cuando su actuación debe ser inmediata.

El triple choque registrado en Moche fue una jornada trágica para decenas de familias, las imágenes difundidas por los medios demostraron que este fue uno de los peores accidentes de los últimos años.

Dejar respuesta