Pese a que trató de defenderse, Edgar Alarcón fue separado del cargo de Contralor, debido a que la Comisión Permanente del Congreso aprobó el informe del grupo dirigido por Marco Arana, que indicaba su separación del órgano de control por cuatro faltas graves, siendo una de ellas la “coacción” al auditor Walter Grados, quien lo denunció por la compraventa de autos de lujo.

La Comisión Permanente aprobó el informe por mayoría, con sólo una abstención, el congresista fujimorista Bienvenido Ramírez.

Alarcón trató de defenderse

Durante su presentación, Edgard Alarcón dijo ser víctima de ataques en los medios de comunicación y sostuvo que si el Gobierno hubiese tenido luz verde para adenda del contrato aeropuerto de Chinchero, él no estaría en esa situación.

También negó una vez más que él haya grabado las conversaciones que sostuvo con el premier, Fernando Zavala, y los exministros Martín Vizcarra, y Alfredo Thorne.

“Yo no grabo, no es mi costumbre. Esa actividad se da en este Gobierno”, refirió.

Alarcón dijo que de ser removido, su reemplazo no garantizará una lucha frontal contra la corrupción.

“Si hoy me remueven, el próximo a nombrar no les garantiza que luche frontalmente contra la corrupción, como lo hace esta gestión. Les aseguro que el que viene se hará de la vista gorda con los megaproyectos que hoy revisamos como ninguna otra gestión”, consideró.

Por su parte, Marco Arana, le recordó a Edgard Alarcón, que él fue integrante de la Contraloría, en los años en los que avanzó la corrupción. Por su parte, el parlamentario de APP César Vásquez, dijo que Alarcón, al que calificó de “persona siniestro” y “caradura”, “ha venido a victimizarse”.

Dejar respuesta