Según la investigación del fiscal Elmer Chirre, la constructora brasileña Odebrecht realizó un soborno al Gobierno Regional de Ancash en 2011, para que se adjudique la construcción de la carretera Carhuaz – Chacas – San Luis.

Tras la investigación fiscal, el programa dominical Cuarto Poder, emitió un reportaje donde se dijo que la empresa brasilera se adjudicó la construcción de las mencionadas carreteras, por medio de una coima de cerca de 3 millones de dólares al exgobernador de Áncash, César Álvarez.

Según el Fiscal, Álvarez habría solicitado a la empresa brasileña una coima equivalente de 3.5 por ciento del costo total de la obra, la cual estaría valorizada en poco más de 400 millones de dólares.

Para el pago del soborno, Odebrecht contrató de manera ficticia a dos extrabajadores de la gobernación para que hagan labores de asesoría en la gestión de Álvarez. Estas dos personas serían Dirsse Valverde Varas y José Luis Cavassa Roncalla, el primero sería el testaferro de Álvarez. Este habría facilitado a Odebrecht la cuenta de la offshore Cirkuit Planet Limited de Hong Kong para que la constructora pueda completar el resto de la coima.

Esta offshore, estaba a nombre de Maurico Fatelevich. Su hijo, Mario Fatelevich, se encontraba en Perú y era cercano a Valverde Varas. Cuatro depósitos de cerca de 600 mil dólares confirmarían que se desembolsó, al menos, 2 millones 400 mil dólares.

Dejar respuesta