En una ceremonia que une el pasado con el presente, se presentó el verdadero rostro y réplica de la momia de la Señora de Cao, quien gobernó el valle de Chicama hace 1,700 años  y considerada una de las mujeres más poderosas del Perú prehispánico. El evento fue encabezado por los ministros de Cultura, Salvador del Solar y del Mincetur, Eduardo Ferreyros.

Los trabajos de investigación fueron hechos por la Fundación Wiese y el complejo arqueológico El Brujo, en alianza con Faro Technologies, 3D Systems, Grupo Abstract y ARQ 3D.

“Es un verdadero acontecimiento contar ahora con la réplica exacta del cuerpo y el develamiento del rostro de La Señora de Cao”, dijo el ministro Salvador del Solar.

Buscando una mejor caracterización del rostro, se utilizará como referencia imágenes de las mujeres que habitan en la zona de influencia de El Brujo.

Además de conocer cómo se veía la Señora de Cao en el momento de su muerte, estos trabajos permitirán preservar la imagen de su cara frente al deterioro irreversible al que está expuesta por el paso del tiempo.

Foto de portada: América TV

 

1 Comentario

  1. En total desacuerdo con la burda reconstrucción de su rostro. La Señorita de Cao debe haber sido la hija de un notable guerrero a la que colocaron en esta huaca, con la finalidad de protección sobre los invasores, por la forma de sus huesos no se le puede atribuir más de 20 o 25 años y por la misma delicadeza de su estructura corporal difiere de la tosca representación que se le hace, con tendones y musculos sobredimensionados y llenos de grasa dura, que la quieren hacer parecer primate o a un homo sapiens, y sin embargo no han visto sus delicados pies y la belleza de sus tatuajes. Por la riqueza de sus ornamentos y detalles de tallado en sus armas de guerra se diría que fueron hechos para una niña, esta señorita debe haber dedicado su vida a la caza o a la guerra y su muerte se honró con este magnifico enterramiento; ni que decir de su larga y abundante cabellera que despues de 10 siglos conserva alguna suave ondulación lejos totalmente de la reconstrucción que se le hace. Ojalá algún día alguien le haga justicia.

Dejar respuesta