Seguramente el nombre de, Lourdes Flores Nano, le es familiar. Seguramente usted recuerda sus postulaciones electorales fallidas.  Ella tentó a la presidencia de la república en dos oportunidades, buscó ser alcaldesa de Lima, pero tampoco lo consiguió y postuló como vicepresidente y nada. Muchos piensan que está muerta políticamente hablando, pero, de acuerdo al semanario “Hildebrandt en sus Trece”, profesionalmente sigue muy activa.

Foto: El Comercio.

Flores Nano es la abogada del Scotiabank, en un juicio contra la Sunat. Ella se presentó el pasado martes 4 de julio, junto con el abogado Julio Pérez Vargas, en la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema, para defender al banco de capital canadiense en un proceso contra el organismo recaudador.

El Scotiabank exige la devolución de 481 millones de soles que la SUNAT se cobró a través de una ejecución coactiva entre el 2013 y el 2014. Por ello, el banco inició dos procesos paralelos para recuperar el dinero millonario. Uno en la Corte Suprema y otro en el Tribunal Constitucional (TC).

El monto millonario que la Sunat cobró al banco es por una deuda tributaria por supuestas operaciones de exportación de oro realizadas por el Banco Wiese, en el año 2006. Cabe mencionar que Scotiabank compró al banco Wiese y tuvo que asumir la deuda, que en un principio fue de 48 millones de soles, pero se multiplicó  debido a los intereses  que se generaron mientras el caso estaba en el Tribunal Fiscal.

En la audiencia, los representantes de la Sunat, el procurador José Escalante y el abogado Reynaldo, alegaron que existen “múltiples elementos probatorios” que demuestran que las operaciones de compraventa de oro del Banco Wiese fueron “no reales o bambas”.

Al respecto, Flores Nano dijo que: “No les quepa la menor duda: las operaciones existieron. Presentamos todos los documentos de las operaciones y de las negociaciones. La posición de la Sunat es ilegal”. La abogada denunció que la Sunat inició una “campaña mediática” para presionar a la Corte Suprema y al Tribunal Constitucional. Después, exigió la orden de devolución de todo el dinero.

 

Por su parte, el procurador Escalante, presentó dos sentencias de la Corte Suprema, una de las cuales condenó por defraudación tributaria a un proveedor del entonces Banco Wiese y otra que sentenció por el mismo delito a un comprador de oro de la misma institución crediticia.

Asimismo, los abogados de la Sunat no dejaron de expresar su asombro por el hecho que Flores Nano, defienda los intereses de una entidad financiera que se niega a cumplir con el pago de los impuestos y simular operaciones ficticias.

Sobre el tema, la Corte Suprema dejó al voto el fallo del litigio que mantiene enfrentados al Scotiabank y la Sunat.

Dejar respuesta