Un gran iceberg, de unos 5.800 kilómetros cuadrados, se desprendió del segmento Larsen C de la Antártida, dejando el resto de la plataforma vulnerable a rupturas futuras. Así lo informó la universidad galesa de Swansea, en el Reino Unido, quienes aseguraron que el desprendimiento se produjo entre el 10 y el 12 de julio.

Este hecho redijo alrededor de un 12 por ciento el tamaño de Larsen C y los científicos adviertes que este fenómeno transformará para siempre el paisaje de la península antártica.

“Hemos estado esperando este suceso durante meses y nos ha sorprendido el largo tiempo que ha tardado la grieta en romper los últimos kilómetros de hielo”, explicó hoy Adrian Luckman, del “Proyecto Midas”.

Asimismo, indicó que seguirán investigando este hecho. “Es uno de los más grandes registrados y resulta complicado predecir su futuro progreso. Sigue formando ahora un solo bloque, pero es más que probable que se romperá en segmentos”.

El bloque desprendido, aunque pese un billón de toneladas, estaba flotando antes, por lo que los investigadores no prevén que se produzca un aumento inmediato del nivel del mar. Midas recordó que Larsen C está ahora en una “situación vulnerable”, a pesar de que el desprendimiento haya sido un “evento natural”, y sostiene que podría sufrir el mismo destino que el vecino vecina Larsen B, que se desintegró en 2002 tras un suceso similar.

En los próximos meses, la placa de hielo podría regenerarse gradualmente o sufrir más desprendimientos, lo que llevaría al colapso. Las opiniones están divididas.

[Video: EFE]

Dejar respuesta