Dos expertos de la Organización de las Nacionales Unidas solicitaron al Gobierno Central del Perú, detener las negociaciones para obtener un nuevo contrato de explotación del más grande lote petrolero, ubicado en la amazonia cerca a Ecuador. La intención es garantizar la protección de los derechos de los pueblos indígenas que viven ahí.

“Los derrames de petróleo continúan afectando negativamente los derechos de los pueblos indígenas y el proceso de negociación en curso no reconoce su derecho al consentimiento libre, previo e informado”, dijeron el relator sobre sustancias y residuos peligrosos Baskut Tuncak y la relatora sobre pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz en un comunicado desde Ginebra, para un medio nacional.

Ambos criticaron los pocos esfuerzos estatales para remediar los derrames de petróleo que no fueron solucionados en su totalidad. Cabe mencionar, que el problema se agrava debido a que el Perú tiene un viejo oleoducto que transporta el crudo desde el lote amazónico hasta la costa del pacifico.

El lote 192, empezó a explotarse en 1970 por la estadunidense Occidental Petroleoum Corporation.  En 2001, la empresa Pluspetrol continuó la extracción de crudo y su contrato venció en 2015. Desde entonces viene siendo operado por una empresa canadiense.

De acuerdo a los datos oficiales, tan solo entre 2011 y junio de 2016 se produjeron 20 derrames de crudo que han afectado las diversas actividades como la pesca y la caza de los pueblos indígenas. Por la lejanía de la zona, las protestas de las comunidades no son atendidas por el Gobierno Central.

Dejar respuesta