El 28 de noviembre de 2016 quedará como una de las fechas más trágicas en la historia del fútbol mundial. Chapecoense, un modesto club brasileño, se dirigía a la ciudad de Medellín para jugar lo que sería su primea final de un torneo internacional frente al Atlético Nacional.

Desafortunadamente el avión nunca llegó a su destino, y a cinco minutos de aterrizar él  avión de la empresa Lamia Corporation se estrelló en la zona rural de La Unión, de 77 personas que viajaban entre ellos futbolistas, periodistas y los pilotos, 71 perdieron la vida, entre ellos Tiaguinho, mediocampista del equipo, con tan solo 20 años y con un enorme futuro, quería alzarse con la gloria ganando la Copa Sudamericana, tenía mil razones y se encontraba muy motivado, horas antes de partir hacia lo que sería su destino, recibió una emotiva sorpresa, en complicidad con sus compañeros y su esposa Graziele, se entera que iba a ser papá.

Nueve meses después de la tragedia, su esposa Graziele publicó en su Red Social de Instagram una foto de su bebe recién nacido. “Que bien sentir un pedacito de tu papi conmigo…estoy segura que tu padre estará con nosotros por el resto de nuestra vida”.

En ese momento, nadie sabía lo que les aguardaba y lo que la vida les tenía preparado.

Dejar respuesta