Aunque resulte difícil de creer la gestión de Elidio Espinoza construyó una pista en un terreno privado y ahora el propietario del predio exige una millonaria indemnización por el terreno.

La obra de “Mejoramiento del servicio de la transitabilidad vehicular y peatonal de la av. Camino Real tramo av. Federico Villarreal hasta la calle Cachani, en Trujillo” se realizó afectando un área de 3, 342.962 m2 que le pertenece a Alfonso Antonio Barrantes Carranza y a Ricardo Ronald Polar Jara. Este predio está inscrito en la Sunarp de La Libertad con la partida electrónica 11212978 y con la denominación sub-lote 5A-7 de la Urb. La Rinconada.

Este grave problema que pone en duda la capacidad de los funcionarios de la Municipalidad de Trujillo, se remonta al mes de setiembre de 2015, cuando a través del informe N° 724-2015 – MPT-GDU-SGHU, el subgerente de Habilitaciones Urbanas informa que la Av. av. Federico Villarreal hasta la calle Cachani, se encontraba en libre disponibilidad para que la Gerencia de Obras pueda ejecutar la mencionada obra. Hasta ese momento nadie se percató que la zona donde se iba a ejecutar la obra vial tenia dueño, lo que configuraría en una grave negligencia.

El regidor Carlos Fernández accedió al informe legal N° 036-2017-MPT/GAJ, que revela que los funcionarios ediles de la comuna de Trujillo no verificaron si la construcción de la pista no vulneraba la propiedad privada y lo que es más grave, que no aplicaron el Decreto Legislativo N° 1192-Ley Marco de Adquisición y Expropiación de Inmuebles, Transferencia de Inmuebles de Propiedad del Estado, Liberación de Interferencias y Dicta otras Medidas para la Ejecución de Obras de Infraestructura.

“Nos hemos encontrado con un informe que lo han tenido bajo siete llaves, el señor Elidio Espinoza y su gente, en relación que aquí habría afectación directa sobre un inmueble privado, lo cual lleva a una situación bastante complicada por cuanto ahora el propietario estaría exigiendo de 2 a 2.5 millones de dólares como parte de la reparación por no haber realizado en el momento adecuado la expropiación como manda la ley”, refirió el regidor Fernández Verde.

Carlos Fernández presenta la prueba que faltaba para confirmar que esta gestión no tiene rumbo.

El informe legal elaborado por la gerente de asesoría jurídica de la Municipalidad de Trujillo deja en claro el tamaño descomunal de la negligencia, no se realizó la adquisición vía trato directo, ni el proceso de expropiación del predio privado. “Ya se habrían pagado dos peritajes y hasta un tercero con fondos municipales, los cuales avalarían de manera categórica el justi-precio que ahora exigen los propietarios (2 a 2.5 millones de dólares), lógicamente con la obra ya construida va exigir que se le pague. Esto se ha hecho con peritos de la Conata (Consejo Nacional de Tasaciones)”, sostuvo el concejal. 

El informe de asesoría legal recomienda el inicio del proceso administrativo en contra de los funcionarios y trabajadores ediles que participaron en este proceso, ya que se han violado normas. El alcalde de Trujillo, está muy al tanto de lo que ocurre en este caso.

Inauguración de la Obra

La ceremonia de inauguración de esta cuestinada obra contó con la presencia del propio alcalde de Trujillo, Elidio Espinoza, su socio político Paúl Rodríguez, el exgerente municipal William Matta y la gerente de obras, Liz Arroyo. El curita encargado de bendecir la obra, como es ya su costumbre, se desvivió en halagos hacia el ex jefe policial. Digno de ver.

Parte del informe emitido por la Gerencia de Asesoría Legal de la Municipalidad de Trujillo.

1 Comentario

Dejar respuesta