La empresa Engevix Engenharia sucursal Perú, fue después de Odebrecht, la empresa brasileña con mayor participación en el Proyecto Especial Chavimochic y en el Gobierno Regional de La Libertad durante la gestión del aprista José Murgia.

La empresa brasileña, de José Antúnez Sobrinho, involucrado en el  y sentenciado a 21 años de cárcel por el pago de coimas, realizó dos importantes trabajos en La Libertad, la primera fue la supervisión de la obra de mejoramiento de la bocatoma de Chavimochic.

En este consultoría donde la empresa brasileña Engevix Engenharia, cobró s/. 3,326,526.00, la gerencia del Proyecto Especial Chavimochic además realizó pagos adicionales por s/. 831,559.68, un monto ascendente al 25% del costo total de la obra.

En total fueron seis armadas de dinero no consignadas en el contrato inicial que fueron entregados a la empresa brasileña entre los años 2010 y 2012.

Como es de conocimiento público, Engevix integró el grupo empresarial carioca que tuvo buena estrella durante el gobierno del expresidente Alan García y es por eso que estas ventajas presupuestales generan sospecha.

En enero de 2011 la mencionada consultora brasileña inicio la supervisión de la construcción de la segunda línea del sifón Virú, este servicio demandó un pago formal de s/. 2,618,761.01 , sin embargo a través de 2 presupuestos adicionales se desembolsó  s/. 291,850.36 lo que representaba el 11% del presupuesto total, estos pagos fueron puestos en alerta por el informe de la comisión Lava Jato, que presidio Juan Pari.

 

El gobernador regional de La Libertad, Luis Valdez, sostuvo desconocer esta situación sin embargo se comprometió a entregar toda la información a la comisión lava jato, que preside la legisladora Rosa Bartra, cuando se la soliciten.

“Aún no han requerido esa información, en cuanto la soliciten la vamos a entregar, pero desde ya habiendo estas alertas vamos a pedir que internamente se investigue”, sostuvo.

José Antúnez Sobrinho, propietario de Engevix Engeniería junto a Gilberto Azevedo Branco Valentin propietario de Galvao Ingeniería, dijeron que el expresidente Alan García fue un contacto importante para sus negocios durante el gobierno aprista.

José Antúnez Sobrinho buscó cercanía con Alan García para expandir sus negocios en el Perú.

La empresa brasileña Engevix, como ha quedado establecido en las investigaciones de la justicia brasileña, acudió a José Dirceu para expandir sus negocios en Perú y establecer contactos con el gobierno de García. Zaida Sisson, esposa de Rodolfo Beltrán Bravo, ministro de la presidencia durante el primer gobierno aprista y director de Pronamachs durante el segundo, fue el enlace en nuestro país, la que realizó los lobbies para esta empresa.

En febrero de 2010, la empresa Engevix realizó otra consultoría al Proyecto Especial Chavimochic, por un valor total de S/. 1,309,380.50, dos meses después se hizo acreedora a otro contrato, esta vez con la sede central del Gobierno Regional de La Libertad por S/. 1,829,589.30. Sin duda, eran buenos tiempos.

Dejar respuesta