El buzo retirado Alejandro Ramos, natural de Ica, desde hace cuatro años tiene los brazos, el pecho y parte de la espalda deformados, su caso médico es considerado único en el mundo y se produjo cuando se le rompió la manguera de la botella de aire comprimido mientras buseaba y tuvo que subir rápidamente a la superficie.

Su cuerpo sometido a duras condiciones de presión, ya que se encontraba a más de 30 metros de profundidad, empezó a producir burbujas de nitrógeno que se adhirieron a sus musculos. Este reacción del cuerpo se conoce como “narcosis de nitrógeno”.

Ramos Martínez lleva desde entonces un gran periplo para recuperarse, llegó a Trujillo, y de la mano de varias subvenciones, está recibiendo tratamiento con oxígeno, electricidad y una maquina infrarroja en la clínica E Fit Oxígeno Terapia.

“Alejandro empezó su tratamiento el jueves pasado, aunque el miércoles hicimos unas pruebas, y desde ahí hemos notado que hemos logrado disminuir los efectos del nitrógeno en varias partes de los brazos y pecho”, indicó Luis Miranda, director de la clínica.

Antes este buzo artesanal, hoy retirado, había sido sometido a varias sesiones en cámara hiperbárica sin resultados positivos, sin embargo desde que empezó su tratamiento en Trujillo muestra mejoras considerables en su salud. El tratamiento atiende el visible hinchamiento del cuerpo que tiene Alejandro y busca devolverle los 68 kilogramos que tenían antes de padecer el mal. Ahora pesa más de 100 kilogramos.

“Padezco de problemas al caminar y de dolores en algunos órganos del cuerpo. Yo probé todo tipo de tratamientos y nada me hacía bien. Ahora puedo incluso caminar varias cuadras y hasta un ronquido que tenía en el pecho desapareció”, indicó Alejandro Ramos.

Luis Miranda, responsable de la entidad que está atendiendo el mal de Alejandro, informó que harán terapias dos semanas continuas, incluyendo domingos y feriados, con la intención que la salud del paciente sea mejor.

“Él tiene grasa, toxinas y gases almacenado en su cuerpo, nuestro tratamiento rompe y diluye grasa rápidamente con el agua y las toxinas, así como tratamos la celulitis, creamos resonancia para que el agua empuje las toxinas hacia afuera. El oxígeno gracias  a la electricidad se disuelve en el plasma y mueve el nitrógeno y la cámara infrarroja evacua el gas de los tejidos” sostuvo el especialista.

Luis Miranda, responsable de la entidad que está atendiendo el mal de Alejandro, informó que harán terapias dos semanas continuas

Por fin después de muchas pruebas y tratamientos una luz de esperanza para una cura definitiva a la deformación de su cuerpo aparece en la vida de Alejandro Ramos, su tratamiento en Trujillo resulta difícil de asumir y a ello se suma los gastos de hospedaje y alimentación, los interesados en solidarizarse con su caso pueden comunicarse al móvil 932254469.

Alejandro Ramos, optimista empieza tratamiento de oxígenoterapia.

Dejar respuesta