Fuente: La República

La expectativa generada entre los jueces superiores del Poder Judicial en todo el país para postular a las cuatro plazas de magistrados supremos ha significado una decepción entre los aspirantes debido a presuntas maniobras de algunos miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) para sacar de carrera a los que no tengan simpatía aprista.

Si son elegidos cuatro nuevos jueces supremos de dicha línea política, podrían inclinar su voto a favor de procesados del mencionado partido.

Se presentaron 107 aspirantes a las cuatro plazas. Después de dos exámenes, 87 fueron descalificados, 27 de ellos con nota cero en la presentación de sus ensayos. Ahora solo quedan 20 candidatos en carrera.

La lentitud con que el CNM desarrolla la evaluación coincide en el tiempo con la emisión del informe suscrito por el congresista Javier Velásquez Quesquén –integrante de la subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso– encontrando responsabilidad en el miembro del CNM Segundo Morales Parraguez de haber cometido una infracción constitucional al recomendar que se contrate como asesor al novio de su hija.

La denuncia llegó al Congreso hace un año y pese a las voces para tomar una decisión en ese momento, nada se hizo entonces.

Si Morales Parraguez es destituido, lo sucedería María Zavala, ministra de Justicia del gobierno de Alan García, quien fue designada como miembro suplente del CNM.

Al respecto, el director del Instituto de Defensa Legal, Carlos Rivera, advirtió el peligro que esto implicaría.

“Es un riesgo que entre una persona como María Zavala, que cuenta con una articulación política preestablecida hacia un partido. El Apra siempre ha intentado tener una marcada influencia (en el CNM) y con Zavala las cosas serán mucho más explícitas definitivamente. Si el desenlace de Morales Parraguez se hace en poco tiempo, ella terminaría participando en el nombramiento de los nuevos miembros de la Corte Suprema”, refirió.

En el ambiente legal se advierte que el objetivo final se orientaría a buscar apoyo para la candidatura del juez supremo Ángel Romero como presidente del Poder Judicial para el periodo 2019-2020. Romero fue personero legal del Apra cuando estuvo fuera del Poder Judicial, por ello su elección como supremo fue muy cuestionada.

Por si fuera poco, Romero ha sido abogado de Luis Duthurburu Cubas, el testaferro de Vladimiro Montesinos y uno de los operadores clave de la compra corrupta de los aviones de guerra MiG-29 y Sukhoi-25 a Bielorrusia.

¿Y qué importancia tendría la designación de Romero como presidente del PJ? Pues le tocaría designar a los magistrados que conforman las salas jurisdiccionales, lo que es de vital importancia para los que enfrentan juicios.

El abogado penalista Nelson Ramírez advierte que esta designación por concurso es la más importante en la historia de la Corte Suprema. “Se trata de casi el 25 % de su composición y el programa convocado por el CNM para la elección comienza con una serie de tropiezos. La primera, que el cronograma oficial no se viene cumpliendo. La fecha para el examen escrito se ha cambiado reiteradamente sin justificación alguna, lo que la ha llevado a retrasar el cronograma en dos semanas. Y segundo, extraña la nota cero a los ensayos de los postulantes ¿cómo se puede poner cero cuando un ensayo es un tema de opinión?”, enfatizó.

Dejar respuesta