La Comisión Lava Jato, del Congreso de la República, recibió a la abogada Cecilia Blume, para que responda por su partición en diferentes proyectos de la constructora Odebrecht y OAS, que se adjudicaron en el país.

Ella negó haber asesorado a las cuestionadas empresas, pero sí reconoció haber realizado lobbys, pero afirmó que no fueron irregulares por estar enmarcados en la Ley 28024.

“Los gremios que asisten constantemente a este hemiciclo están haciendo gestión de intereses. Es una actividad lícita y necesaria, siempre y cuando sea transparente. (…) Hacer gestiones para recibir sobornos es corrupción, y yo nunca he realizado ese tipo de actividades”, señaló.

Es preciso mencionar que Blume fue jefa del gabinete de asesores del Ministerio de Economía durante el gobierno de Alejandro Toledo, gestión en el cual Odebrecht se adjudicó el proyecto de la Interoceánica Sur.

Sobre la obra de Línea Amarilla que OAS se adjudicó a través de la concesionaria Lamsac cuando Cecilia Blume era asesora de gestión en el 2006, explicó su trabajo estaba orientado al proceso de expropiación de tierras para las obras en la carretera.

Dejar respuesta