La selección peruana jugó quizás uno de los partidos mas flojos de la era Gareca, las  cosas no salieron como se esperó. Al frente tuvieron una selección que sin mucho que mostrar se paró bien en el campo de juego, su estado físico tanto la talla como la fuerza para marcar cada balón dividido complicaban a la bicolor.

Ricardo Gareca mostró su mejor once teniendo a su mejor jugador dentro del terreno de juego al capitán Alberto Rodríguez que jugó un partidazo y por la banda derecha a Aldo Corzo que marcó bien su sector y se vio en la necesidad de salir a proyectarse sin fortuna alguna.

El resto del equipo no tuvo una buena tarde, Cueva no pasó de ser la promesa del 10 no fue el organizador del equipo. Flores solo fue ganas, nunca se acentó en el puesto, cambiaba de bandas pero la férrea volante neozelandesa opacó cualquier intento de peligro por parte del “oreja”, Carrillo no se decide a encarar al rival. Arriba un sacrificado Farfán solo luchando con los centrales de Nueva Zelanda, ampliamente superado.

En líneas generales el equipo sin bien es cierto  no perdió, no mostró su mejor versión teniendo en cuenta que son estos partidos de visita los que mejor los plante y según la estadística los segundo tiempo es donde siempre marco y saco resultados favorables.

Del lado contrario, el equipo rival hizo un candado en la parte defensiva, se paró muy bien su rudeza y su condición física prevaleció durante los casi 90 minutos del partido.

Los cambios al “tigre” Gareca esta vez no le resultaron, el ingreso de Hurtado y Polo no se hizo notar mas bien con el ingreso de Pedro Aquino la bicolor pudo tener un poco mas posesión del balón que ya la había perdido y tuvo una clara opción de gol que Farfán luchó y le cedió el balo pero este la mandó arriba.

La vuelta es este miércoles y el Estadio Nacional podría ser testigo de la clasificación. Solo uno irá a la cita más importante del futbol mundial, si Perú quiere regresar tiene que mejorar muchísimo por el que partido será el mismo, Nueva Zelanda buscará cerrarse atrás y esperar alguna falla o contragolpear para vacunar.

El estadio mostrará un marco lleno y la fiesta en las tribunas se hará sentir es algo que en Nueva Zelanda nunca se ha visto y se espera que esa presión juegue en contra de ellos

Po otro lado el Ministro de Interior confirmó que para este encuentro podrán llevar banderolas e instrumentos para motivar más a la selección.

Por lo pronto la conclusión del primer partido de la repesca, es que a Perú se lo está comiendo la presión.

 

Dejar respuesta