El gerente del Proyecto Especial Chavimochic (PECH), Miguel Chávez, está a favor que la Comisión Lava Jato del Congreso investigue la concesión de la tercera etapa de este megaproyecto de irrigación en el norte del país.

El funcionario duda de la transparencia de este proceso y denunció que el contrato firmado por el Estado y el Consorcio Río Santa integrado por las empresas Odebrecht y Graña y Montero es completamente desfavorable para los intereses públicos.

El contrato incluye plazos muy cortos para la expropiación de las tierras por las que pasaría el Canal Madre, entre Moche y Urricape.

“Hay plazos para entregar terrenos al mes de firmado el contrato, a los meses entregar terreno, al año entregar terrenos, estos plazos no se han podido cumplir e incluso se incumplieron ya en la gestión anterior”, sostuvo el gerente del PECH.

A partir de noviembre del 2014, el Gobierno Regional de La Libertad empezó a incumplir el contrato al no poder entregar a tiempo los terrenos comprometidos en la megaobra.

Como se recuerda, Odebrecht y Graña y Montero se adjudicaron la buena pro para la construcción de la infraestructura hidráulica de la III Etapa de Chavimochic, en diciembre del 2013, cuando José Murgia era el presidente regional de La Libertad y Ollanta Humala, Presidente de la República. El proyecto incluía una inversión cofinanciada de US$373.8 millones.

Chávez Castro sostuvo además que en el contrato no se estipula quien asumirá el costo del retiro de las interferencias. “Las interferencias son los postes, puentes, caminos y carreteras. Sin embargo, no se sabe quién estará a cargo del retiro de esa estructuras y que institución tendrá que pagarlo, posiblemente sea el Estado”, detalló.

El contrato incluye además que todos los gastos por operación y mantenimiento serán financiados por el estado y no por el concesionario. Esto significa la inversión de 8 millones de soles al año.

Documento de ProInversión que formó parte del amplio contrato firmado con Odebrecht.

Dejar respuesta