En la explanada de Huanchaco, el papa Francisco ofició una gran misa ante aproximadamente 300 mil personas.

En su homilía el sumo Pontífice recordó el duro golpe que tuvo que soportar el norte peruano a causa del Fenómeno del Niño Costero. “Ustedes, al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes”, sostuvo el santo padre.

“Así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del Niño Costero”, agregó el líder de la Iglesia Católica.

Francisco, a lo largo de aproximadamente una hora, también habló de las otras tormentas que azotan al norte del país, como el crimen y la falta de oportunidades, pidió que para enfrentar los “peores huaicos” no hay mejor herramienta que el evangelio.

“No hay otra salida mejor que la del Evangelio: se llama Jesucristo”. “Con Jesús, el alma de este pueblo de Trujillo podrá seguir llamándose la ‘Ciudad de la Eterna Primavera’, porque con Él todo es una oportunidad para la esperanza”, puntualizó el Papa Francisco.

Dejar respuesta