A menos de una semana de ocurrido un trágico incendio que dejó cinco internos fallecidos, un grupo de 30 reclusos del Centro de Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación Trujillo, ex Floresta, realizaron un motín.

Los adolescentes tomaron el patio principal del centro de reclusión y quemaron colchones para protestar por un posible cambio de centro de reclusión y la disposición de no ver por algunos días a sus familiares.

Además la muerte de los cinco jóvenes ocurrido el último miércoles, han exaltado los ánimos de los internos, quienes protestaron incendiando sus colchones y tomando parte del reclusorio.

Después de largos minutos un fuerte contingente de efectivos policiales logró ingresar al establecimiento y tras un breve enfrentamiento se logró reducir a los reos. Algunos reos fueron llevados en buses de la policía hasta el penal El Milagro y otros a la Escuela de Suboficiales de la Policía Nacional en Moche.

Dejar respuesta