Un equipo combinado de EsSalud y la Fuerza Aérea, trasladaron el corazón de una niña, que recientemente había fallecido en Piura, para salvar la vida de otro menor que padece un mal cardíaco.

“Es un milagro y queremos agradecer a la familia que tuvo este desprendimiento y amor al prójimo que nos permite tener a un niño con una nueva oportunidad”, dijo Luis Mejía, el director del Instituto del Corazón (Incor).

El recorrido del corazón partió en avión desde el extremo norte del país, a más de 1,000 kilómetros. Solo tenía cinco horas para mantenerse y que pueda ser efectivo en el trasplante. Todo salió como se esperaba.

Envuelto en hielo y en una solución cardioprotectora llegó al Callao en avión y fue enviado en helicóptero de la FAF, hacia el hospital Edgardo Rebagliati.

“Si somos donantes de órganos podemos salvar entre seis a ocho personas. Se calcula que en el país hay una espera de 6,000 pacientes en espera de diferentes órganos. Donamos poco, solo 2 donantes por cada millón de habitantes”, explicó el doctor Mejía.

Dejar respuesta