La Defensoría del Pueblo registró ocho nuevos conflictos sociales en todo el país, siendo las regiones de Lambayeque, Áncash, Lima, Arequipa, Puno, Apurímac y Huánuco, las más recurrentes.  Dos casos tuvieron una fase de crisis: Nueva Ciudad de Olmos (asuntos de gobierno nacional) y estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (otros asuntos).

El reporte indica que se presentaron hasta el momento en 2018, 188 conflictos sociales: 136 activos y 52 latentes. En Áncash se concentró la mayor cantidad de casos, se registraron 30 conflictos, seguido de Puno (16 casos) y de Cusco y Apurímac (ambos con 14 casos).

Los conflictos socioambientales representan el 66,5% del total de casos. Siendo el sector minero en el que se registró el mayor porcentaje (64,8%). Por otro lado, se tomó conocimiento de 111 acciones colectivas de protesta.

Por ello, la Defensoría del Pueblo pide a las autoridades del Gobierno Central y Local, a seguir en la atención de las demandas de la población por la vía de ley y dialogo.

Dejar respuesta