Pese a los cuestionamientos de falta de apoyo hacia el capitán de la selección peruana de fútbol, Paolo Guerrero, el equipo sigue concentrando en el cuestionado hotel Swissotel de San Isidro.  

“El hotel fue un factor importante que me perjudicó. Eso está clarísimo. Cuando yo vine aquí a Perú a buscar las evidencias de cómo se había causado todo esto, el Swissotel me dio la espalda. No me apoyó en ningún momento. La única cosa que quería saber era la verdad”, dijo Guerrero, cuando llegó a suelo peruano hace unos días.

Al igual que el jugador, su madre, “Doña Peta”, aseguró que un mozo fue impedido de declarar ante el tribunal que finalmente extendió a 14 meses la sanción contra el capitán y que lo saca del Mundial Rusia 2018.

“En ningún momento colaboró el hotel (…) Fuimos a hablar tranquilos y no quisieron”, señaló la madre del “depredador”.

Por lo pronto, el mencionado hotel cuenta con refuerzo de seguridad policial, debido a que en redes sociales se anunciaron algunas represalias contra dicho establecimiento.

Dejar respuesta