En la ciudad de Huamachuco, región La Libertad, se registraron varias denuncias de abuso sexual en los últimos años. Estas involucran a los sacerdotes Tulio Armando Montenegro Infante; William José Costa Serrano; Segundo Asunción Fernández Haro; Emeterio Mariscal Castañeda Muñoz; Marco Antonio Tito Valle y al mismo obispo, Sebastián Ramis Torrens.

Sobre caso Tulio Montenegro Infante

El sacerdote Esteban Leónidas Espinoza Rojas, señala en su denuncia que en diversas oportunidades, el padre Montenegro, ingresó a su habitación para intentar tener relaciones sexuales entre los 1988 y 1991.

Sobre el tema, la Fiscalía aduce que la imputación no fue comunicada en su debido momento durante tantos años y se encuentra fuertemente afectada en su convicción, a eso se suma que al rendir su manifestación el agraviado, cambia de versiones sobre el hecho.

Del mismo modo, y respecto a la acusación de Ángel Bernardino contra Montenegro, quien dijo que este habría ingresado a su habitación para intentar mantener relaciones sexuales, la fiscalía dijo que también la denuncia es fuertemente afectada por no haber sido comunicada en su momento.

Sobre caso Marco Antonio Tito Valle

En este caso el agraviado Ángel Antero Salazar Chávez, refiere que cuando tenía 23 años y cursaba el segundo año de teología, fue enviado por sus superiores a la parroquia San José de Marcabalito, en la provincia de Sánchez Carrión, es allí, cuando Tito Valle, se le acercó haciéndole tocamientos que le parecieron extraños. El hecho ocurrió en 2009. Luego, en otra oportunidad, también lo abrazo y le tocó su miembro viril.

Con esos elementos, y otros testimonios, recién a finales de 2016, la Fiscalía dispuso continuar la investigación preparatoria contra Marco Antonio Tito Valle, quien tuvo que rendir sus manifestaciones. Cabe señalar que el caso está en la carpeta fiscal N° 473-206 del Despacho de Investigación de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Sánchez Carrión, siendo el fiscal responsable Henry José Espinoza Urbina.

Sobre el caso del obispo

La figura de la máxima autoridad de la Prelatura de Huamachuco, Sebastián Ramis Torrens, al no haber dispuesto el procesamiento en el ámbito eclesiástico de Montenegro Infante y Marco Antonio Tito Valle, por los presuntos hechos cometidos en agravio de diferentes personas o en todo caso por haber omitido comunicar la noticia de los mismos a las autoridades encargadas de la persecución penal.

Según la investigación Fiscal, no se logró establecer un mínimo de respaldo de acreditación razonable que Ramis, haya sido informado de los hechos en su momento, antes del vencimiento de su plazo de suscripción. Por lo que la Fiscalía, no dio lugar a formalizar y continuar investigación preparatoria con la autoridad católica, por el delito de omisión de denuncia en agravio de Esteban Espinoza Rojas, Ángel Salazar Chávez, Ángel Cachay Malo, Marco Rodríguez del Águila y del Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here