La congresista Lizbeth Robles Uribe, del bando de Kenji Fujimori, fue denunciada por su exasesor José Altez Rodríguez, por presuntamente cometer una “extorsión sistemática”.  

Según informa, ella se habría apropiado indebidamente del 50 por ciento de las remuneraciones y otros beneficios de Ley, cuando este trabajaba en su despacho.

De igual manera, la extrabajadora Sara Griselda Milla Abarca envió una carta en la que le manifiesta su renuncia por la misma razón expuesta por José Altez Rodríguez.

En su defensa, la congresista envió una carta al Congreso para dejar constancia de la renuncia de los trabajadores y negar las acusaciones en su contra.

«El pueblo va a tener que saber en algún momento la verdad y uno no puede hablar mentiras (…) A mí me sorprende bastante esta acusación», señaló

(Foto de portada: La República)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here