El puerto Salaverry, región La Libertad, lleva cinco días cerrados por oleaje irregular. Por ello, muchos barcos no pueden desembarcar y embarcar los productos.

La tripulación de las embarcaciones debe esperar en la bahía hasta que las aguas estén calmadas, para así hacer su trabajo y no sufrir pérdidas económicas.

Se calcula que son más de 300 pescadores artesanales que se ven perjudicados por la prohibición de zarpar. Se prevé que haya desabastecimiento de productos marinos en los mercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here