El gerente de la Municipalidad de Trujillo, Bernardo Alva, responsabilizó a la misa que dio el Papa Francisco por las rajaduras presentes en el piso de la plaza de armas de esta ciudad.

Como se recuerda, el pasado 20 de enero en su periplo por la ciudad de Trujillo, el sumo pontífice realizó una multitudinaria misa en la plaza de armas, cuya remodelación había sido culminada 5 días antes, en medio de cuestionamientos.

Esta situación, para el funcionario edil habría afectado la estructura de concreto y causado las rajaduras que se ven en diferentes sectores de la obra que costó S/. 3’102.506,27 y que según la Fsicalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios tendría una sobrevaloración de S/. 992.510,18, este monto forma parte del resultado de un informe pericial realizado por el ingeniero civil Walter Novoa, por encargo de la fiscalía.

Esta insólita teoría la expuso durante su presentación en el programa Linea Directa de Sol TV, ante la sorpresa de su entrevistador.

«¿Cuántas personas fueron cuando vino el Papa?, 42 mil personas fueron, ¿Cuántos estrados se pusieron encima?, ¿Cómo estuvo el estrado de la prensa?», puntualizó Alva Pérez.

Seguida a esta respuesta, el gerente municipal fue confrontado por la rajadura de un paño de concreto que afecta a una de las bancas de mármol. «Eso tiene su respuesta técnica, esa es la gradiente, para que desagüe tiene que tener la inclinación a la calle Diego de Almagro, esa es la razón por la cual el piso en la unión con el mármol, no guarda la misma dimensión porque de los contrario se hubieses empozado», replicó el funcionario.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here