El presunto suicidio de un paciente Covid-19 en el Hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta de EsSalud, en Trujillo, podría quedar sin investigarse por negativa del fiscal a cargo del caso a participar en la necropsia del cuerpo.

Macronorte tuvo acceso al Oficio N° 002-2020-UML-II-LA LIBERTAD-FMO, en el que la jefatura del Instituto de Medicina Legal informa a la fiscal superior Rosa Vega Luján, jefa de la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público de La Libertad, sobre la negativa de un fiscal a participar de la autopsia de ley y las posibles consecuencias legales en el caso.

Según el documento, el pasado 16 de mayo se programó la necropsia del cuerpo de un paciente Covid-19, que cayó del séptimo piso del Hospital de Alta Complejidad. Esta diligencia debió contar con la presencia del fiscal Miguel Belevan Vásquez, quien inexplicablemente dispuso que la autopsia se realice solo con la presencia del abogado de la hija del occiso y que se verifique únicamente las lesiones externas, cuando el Artículo N° 196, inciso 3, del Código Procesal Penal indica que «la necropsia será practicada por peritos. El fiscal decidirá si él o su adjunto deban presenciarla».

Como se ha informado, sobre la muerte de César Augusto Ruiz Rodríguez (55) existen dos versiones, la del suicidio pertenece a EsSalud y la familia cree que esta muerte se produjo por una grave negligencia del personal médico del nosocomio.

Para justificar su ausencia en la autopsia y ponerse a salvo del Covid-19, el fiscal Belevan hizo una interpretación inusual y errada del Artículo N° 196, inciso 3, del Código Procesal Penal, y sostuvo que este si le permitía delegar el acto de la necropsia. La poca disposición de este magistrado a participar de estas diligencias ha sido cuestionada por los médicos legistas, que han calificado su ausencia en la necropsia como «irregular y hasta cierto punto ilegal, ya que hace una interpretación incorrecta del código procesal penal, dejando al médico legista como responsable de dirigir con un abogado particular, lo que acarrearía problemas legales futuros para el perito».

Podría calificarse como una negligencia adicional, la disposición del fiscal para la verificación solo de las lesiones externas del cuerpo del fallecido. «La muerte en la precipitación se debe al choque traumático, laceración visceral o traumatismos o traumatismos craneoencefálicos», por lo que la pericia debió incluir la verificación de lesiones internas. Esto, sumado a que el cuerpo de César Ruiz fue ingresado a la morgue central de Trujillo, un día después de su fallecimiento y sin la copia del acta de levantamiento de cadáver, harían imposible que el caso pueda esclarecerse.

Vale resaltar que la necropsia se realizó y que sus resultados podrían ser impugnados por el abogado de la familia del occiso. La falta de un fiscal durante la diligencia y la verificación de lesiones solo externas son motivos más que suficientes.

Los peritos médicos legales de la Morgue Central de Trujillo piden a la jefa de la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público en La Libertad tomar las acciones que correspondan para solucionar este grave problema.

De acuerdo a la información proporcionada por fuentes del Instituto de Medicina Legal de La Libertad, en Trujillo es una tendencia permanente que solo el 20% de fiscales provinciales ingresen a las necropsias, el 80% de los asistentes serían fiscales adjuntos.

Macronorte ha informado que el 18 de mayo de 2020, un grupo de fiscales provinciales acordó que no acudir a las necropsias por estar en riesgo de contraer el Covid-19, esta decisión fue ratificada el 20 de mayo por 23 fiscales provinciales y validada por la presidenta de la Junta de Fiscales Superiores del Distrito Fiscal de La Libertad, Carla León. Accede a la nota aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here