Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Hermes Cabeza, alcalde de la Municipalidad Distrital de Florencia de Mora, señaló que el bajo índice de ejecución presupuestal reportado por el Ministerio de Economía y Finanzas es ocasionada por la paralización y mala licitación de una obra de alcantarillado valorizada en S/ 74 millones, la cual fue puesta en marcha por el exalcalde de Florencia de Mora, Wilson Toribio, quien dio la buena pro al Consorcio Florencia sin que este contara con los recursos necesarios para ejecutar la citada obra.

Lo controversial de este consorcio es que paralizaron sus trabajos casi toda la pandemia y luego pretendieron cobrar unas supuestas valorizaciones que nunca realizaron, pago al que el municipio no accedió. Es así, que la empresa injustificadamente paralizó nuevamente los trabajos y se decidió poner fin al contrato.

En consecuencia, aún no se ha logrado culminar con la obra en beneficio de la población de este distrito. El municipio cuenta con S/ 14 millones que pertenecen a la obra de alcantarillado, dinero que no se puede utilizar por esta problemática que existe con el Consorcio Florencia. Resultado de estas trabas y mala licitación ha conllevado que se obtenga un porcentaje bajo en la ejecución del gasto público.

«La Municipalidad Distrital de Florencia de Mora niega rotundamente lo publicado en muchos medios locales, que solo se guían de la consulta amigable del MEF, y no realizan una investigación detallada de los hechos.
Me causa tristeza que no valoren el trabajo que venimos realizando»
, señaló Hermes Cabeza.

Cabe precisar que la obra se encuentra en una etapa de arbitraje que conllevaría años de conflicto, sin embargo, la Municipalidad de Florencia de Mora está realizando un peritaje, a fin de solicitar al Ministerio de Vivienda la venia para que se pueda utilizar los recursos que se tiene en una nueva licitación que permita continuar con la obra.

«La gestión de Wilson Toribio le dio la buena pro al consorcio Florencia, consorcio que nunca tuvo los recursos suficientes para ejecutar la obra y que siempre me pusieron trabas para avanzar, algo que me parecía raro, que la empresa no quiera avanzar y así poderle pagar sus valorizaciones. Muchos hasta ahora me dicen que los verdaderos dueños de la empresa son otros que no se encuentran en el papel», sostuvo la autoridad edil.

Esta mala licitación no es la única sombra que ha dejado la gestión anterior, pues al ingresar a la alcaldía Cabezas Cortez se encontró con una deuda de medio millón de soles con Sedalib, S/ 300 mil de deuda con Hidrandina, deudas con los grifos cercanos a esta comuna, compactadoras en mal estado y deudas con proveedores y trabajadores.