Tirzo Soto Cantos, jefe de la Oficina de Relaciones Públicas y Comunicaciones del Hospital Regional Docente de Trujillo (HRDT), es el nombre de la persona que actualmente pesa una sanción de 90 días de suspensión sin goce de haber, luego de haber sido descubierto realizando cobros indebidos a pacientes durante los años 2016 y 2017.

Esta decisión la tomaron las autoridades de la mencionada institución hospitalaria, después de haberle seguido el rastro a Soto Cantos durante varios meses y comprobar los hechos ilícitos realizados en dicho nosocomio.

Perjudicados. Juana Usquiano Peña y Pablo Peña Ponte, ambos de la provincia de Pataz, fueron una de las víctimas que sucumbieron al mal proceder de este individuo, quien les pidió 140 soles con el fin de orientarlos cuando ellos se acercaron a la Oficina de Informes del HRDT en noviembre de 2016. Lo más lamentable es que ambas personas en ningún momento recibieron ninguna clase de orientación por parte del implicado.

Pero no todo termina allí, los agraviados cuentan que tiempo después, Tirzo Soto, con el objetivo de ayudarles a la obtención de una media beca para su hijo en una conocida entidad de educación superior, les pidió 500 soles. Para estos trámites, el funcionario usó documentos de pago a nombre del Hospital Regional Docente de Trujillo.

Otras víctimas. Enrique Bernardo Barraza también cayó en el juego del encargado de Comunicaciones del HRDT. Ocurrió en abril de 2017, cuando Soto Cantos le pidió 85 soles al afectado para realizar sus trámites en el Seguro Integral de Salud (SIS).

Atención autoridades.  En los próximos días se espera el pronunciamiento de entidades como Ministerio Público, Fiscalía y Ministerio de Salud, con el fin de que pongan cartas en el asunto respecto a este caso que viene atentando contra la integridad de la ciudadanía en nuestro país.

 

Dejar respuesta