La Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), a través del Servicio de Gestión Ambiental (SEGAT), notificó y clausuró el local ‘Villa Rida’, ubicado en la urbanización San Isidro, por excesivos ruidos, causando malestar e intranquilidad en los vecinos de dicho sector.

La Unidad de Fiscalización y Control del SEGAT, mediante la Resolución Jefatural N° 253 – 2019, dictó la medida cautelar provisional de 30 días hábiles para clausurar inmediatamente dicho predio, con una sanción que es tipificada como la G-135, por haber excedido los más de 50 decibeles de ruido permitido en zonificación residencial, según código de la Ordenanza Municipal N° 003 – 2008 – MPT.

Asimismo, durante la inspección, se constató que los ruidos eran consecuencia del uso, operatividad y funcionamiento de equipos de sonido en dicho recinto, obteniéndose como resultado un valor de 72 decibeles, número que supera los límites máximos permisibles para una zonificación residencial en horario nocturno.
La Oficina de Ejecución Coactiva del SEGAT también participó en la intervención, iniciando un procedimiento administrativo sancionador, con una multa de 6 mil 720 soles, equivalente al 160 % de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here