Tras advertir la demora injustificada para la atención médica de los y las internos que padecen dolencias dentro de los establecimientos penitenciarios de mujeres y varones I y II de la provincia de Trujillo, la Defensoría del Pueblo recomendó la urgente contratación de personal médico suficiente y el mantenimiento de la ambulancia asignada para el traslado de los pacientes.

Durante la supervisión al penal de varones, los comisionados de la Oficina de la Defensoría del Pueblo de La Libertad encontraron solo un médico y un odontólogo para la atención de enfermedades y dolencias de 5 000 internos, lo que resulta insuficiente y vulnera el derecho a la salud de los internos.
La falta de médicos no permite el traslado de internos hacia los hospitales porque se requiere de una junta médica conformada por tres profesionales. En este sentido, se debe solicitar y depender de la colaboración de médicos de los centros de salud cercanos.

Por su parte, el personal del INPE manifestó que no cuenta con presupuesto para realizar el mantenimiento y reparación de la unidad móvil.

En atención a estos requerimientos, la Defensoría del Pueblo recomendó al director de la Oficina Regional Norte del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Wilbert Carrasco Cavero, la urgente contratación de por lo menos tres médicos, una enfermera y una técnica para atender a los internos del penal de varones de Trujillo.

Similar situación encontraron en el penal de mujeres, solo cuentan con una técnica en enfermería para las más de mil internas. Finalmente, se solicitó la contratación de un médico, una enfermera y una técnica en enfermería para atender a las reclusas, además que se dote de presupuesto para el mantenimiento de la ambulancia asignada porque tiene averías y corre el riesgo de quedarse varada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here