La Quinta Fiscalía Superior Penal de La Libertad logró la confirmación de la condena de 11 años de cárcel a Segundo Manuel Colorado Quito por el delito de feminicidio agravado en grado de tentativa y lesiones a integrantes de grupo familiar.

El procesado fue sentenciado en primera instancia con las pruebas presentadas por el fiscal provincial Hermes Augusto Hidalgo Romero de la 2° Fiscalía Provincial Mixta Transitoria de Paiján, quien además logró una reparación civil de S/. 10 500.00 nuevos soles a favor de las víctimas.

Es así que, la Fiscal Superior, Patricia Rabines Briceño de la Quinta Fiscalía Superior Penal de La Libertad, pidió a la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, confirmar la sentencia, el cual condena por la comisión de feminicidio agravado en grado de tentativa en agravio de Mili Jessica Rumay Vigo a la pena de diez años efectiva y una reparación civil de S/. 10 000.00 soles.

Asimismo, por el delito de lesiones a integrantes de grupo familiar en agravio de María Julia Vigo Silva a la pena privativa de libertad de un año efectiva y la suma de quinientos soles como reparación civil. De esta forma, las sentencias sumadas determinan que se le imponga once años de pena privativa de libertad efectiva que se computará desde el día de su detención, y el pago total de S/. 10 500.00 por concepto de reparación civil a favor de las agraviadas.

“Como Fiscalía Superior hemos tenido algunos casos de feminicidio en los cuales se han logrado sentencia, aún tenemos un arduo trabajo y la difusión de estos casos es una forma de concientizar a las personas para que ya no se incida en delitos contra la mujer”, puntualizó Rabines Briceño.

Como se ha informado el 27 de setiembre de 2017, siendo las 15:00 horas aproximadamente la señora Mili Jessica Rumay Vigo se encontraba junto a su madre María Julia Vigo Silva en el mercado “El Hueco” donde la última tiene un puesto de venta de verduras y abarrotes.

A este lugar acudió el señor Colorado Quito, quien entre gritos le exigió a Rumay Vigo su ropa porque tenía que viajar; es así que, ambos van al lugar donde vivían y es ahí donde se produce la agresión tanto a la madre como la hija.

El apelante ingresó y le dijo a la agraviada “tú no me vas a dejar no, siempre vas a estar conmigo, no te separes de mi”. Rumay Vigo le dijo debían darse un tiempo por las bebés, ante lo cual, el procesado salió de la habitación. Estando dentro de la vivienda la agraviada escuchó que el procesado le grita a su madre, esta grita, sale con el maletín y observa que el procesado agredía en la sala a su madre cogiéndola de los cabellos, golpeándole la cabeza en la pared, la agraviada interviene jalando al procesado y le dice “pégame a mí, a mi mamá no la toques”, aprovechando el procesado para agredir con puñetes y patadas.

Cuando Rumay Vigo se encontraba en el suelo, Colorado Quito retorna provisto de un cuchillo de cocina de acero inoxidable (de una sola hoja de 31 cm.) empieza a agredirla, realizando cortes en el brazo izquierdo, cabeza, espalda- altura del pulmón y estómago.

[Foto de portada: La Industria]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here