Habrían ejecutado mal obra de alcantarillado y agua que filtró humedad y debilitó las estructuras de los inmuebles. Cada familia estimó cerca de 200 mil soles en pérdidas.

Las familias que perdieron sus viviendas en un derrumbe ocurrido el domingo 15 de marzo denunciaron como principal responsable a la Municipalidad Provincial de Pataz en la persona de su alcalde, Omar Armando Iparraguirre Espinoza.

Según la denuncia presentada en la comisaría de Tayabamba, el deslizamiento de tierra ocurrió a consecuencia de la mala instalación de las tuberías de agua y desagüe ejecutada por una empresa constructora seleccionada por la comuna de esa provincia. Las instalaciones que desembocan en la quebrada del pasaje José Carlos Mariategui del barrio Ortecho, hicieron que la tierra se humedeciera y posteriormente se abriera con una rajadura de un ancho de un centímetro y luego aumentará a una medida de 5 centímetros y finalmente ocasionará el derrumbe que les dejó sin casas.

Según el representante de las familias damnificadas, Alfonso Robinson Correa Pino (26), ellos comunicaron del problema de filtración de agua al alcalde de Pataz, a través de un memorial, presentado el 2 de marzo pasado, sin embargo, no se tomaron las medidas correctivas para solucionar las rajaduras del terreno. En el documento le pedían la atención inmediata con la revisión de filtraciones, canalización de aguas fluviales y empistado de las calles de las urbanizaciones Ortecho y California del barrio bajo de Tayabamba.

Recordó que 8 viviendas cayeron a un abismo de aproximadamente 50 metros, en tanto otras 4 están a punto de derrumbarse y otras sufrieron rajaduras en sus paredes. Alfonso Correa aseguró que el derrumbe no se produjo por un fenómeno natural porque ellos viven muchos años en el lugar y nunca tuvieron incovenientes, el problema empezó con la mala instalación de las tuberías de desague que dejó filtrar las aguas servidas en medio de sus terrenos.

«La municipalidad nos quiere reubicar en una zona alta de Tayabamba que no cuenta con los servicios básicos para vivir», denunció.

Señaló que han perdido el esfuerzo de toda una vida y si a números se refieren habrían invertido un promedio de 200 mil soles, en la compra del terreno, materiales de construcción y mano de obra para edificar sus viviendas. Se quejó del apoyo que envió el gobierno regional consistente en módulos prefabricados, porque los mantienen guardados y ellos se encuentran hacinados en casas de parientes y comiendo de una olla común que preparan los damnificados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here