La Contraloría General alertó a las autoridades sanitarias el riesgo de un contagio masivo por COVID 19 en diversos hospitales de salud mental, debido al incumplimiento de medidas de distanciamiento, carencia de áreas de triaje diferenciado, uso inadecuado de los Equipos de Protección Personal (EPP) y por la falta de medicamentos.

Como parte de la estrategia de Control Integral a la Emergencia Sanitaria COVID-19, la entidad fiscalizadora superior supervisó los tres principales hospitales dedicados a la salud mental, ubicados en Lima Metropolitana. En estos lugares, los auditores evidenciaron serios riesgos de contagio entre los pacientes, personal de salud y familiares que acuden a estos nosocomios.

Esta situación contrasta con el bajo nivel de ejecución presupuestal de los recursos asignados para la prevención, atención y diagnóstico de los casos COVID-19, en los hospitales Víctor Larco Herrera (Magdalena), Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi (San Martín de Porres), y el Hospital Hermilio Valdizán (Ate).

El Hospital Víctor Larco Herrera gastó el 12% del S/ 1´861,906 de Presupuesto Institucional Modificado (PIM); el Hospital Hermilio Valdizán ejecutó el 35.8% del S/ 1´088,120; y el Instituto Nacional de Salud Mental utilizó el 33.8% de los S/ 642,017 asignados, al 25 de mayo del 2020, según la plataforma “Monitor de Control y Transparencia COVID-19” ubicada en el portal institucional (www.contraloria.gob.pe).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here