Serie Investigativa: Inmunotransparencia policial

El inicio del Proceso Administrativo Sancionador contra el general Lucas Núñez y otros diez oficiales y suboficiales de la III Macro Región Policial La Libertad – Áncash (MACREPOL LL-A), por presuntos actos de corrupción en las contrataciones directas realizadas en el marco de la emergencia nacional por Covid-19, ocasionó que el general deje el cargo y algunos de los involucrados sean rotados a otros áreas de la mencionada institución.

Sin embargo, este medio ha podido corroborar que algunos de los investigados han recibido un trato generoso por parte del comando policial liberteño y han sido enviados a unidades donde podrían influenciar en el rumbo de las investigaciones internas que se realizan en la DIRTEPOL de Trujillo.

Paradoja policial

Este es el caso del comandante Raúl Tapia, quien pasó de la jefatura del Área de Logística de la III Macro Región Policial de La Libertad a la jefatura de la Unidad de Bienestar y Apoyo al Policía en esta región, aquí se tramitan los beneficios económicos y sociales para los efectivos policiales y su familia, y el apoyo funerario a los agentes, muchos de ellos fallecidos por patrullar las calles sin los implementos de seguridad adecuados para esa labor. Además, Tapia Aranda tiene a su cargo el Fondo de Vivienda Policial (Fovipol).

En su nuevo cargo, el cuestionado comandante responde directamente al coronel Enrique Goicochea, quien aún dirige de forma temporal la III MACREPOL LL-A. Como hemos informado, el jefe encargado del comando policial es cercano al general Lucas Núñez y formó parte del grupo de oficiales que llegó de Piura con Núñez Cordova, fuentes internas de la PNP denuncian que la investigación interna se encontraría en peligro debido a que los cargos estratégicos de la policía sigue en manos del «grupo piurano».

Según el expediente del Procedimiento Administrativo Disciplinario aperturado por la Oficina de Asuntos Internos del Ministerio del Interior y que contiene el análisis de las primeras investigaciones, el comandante Tapia habría avalado la sobrevaloración en los costos de los bienes, en las convocatorias lanzadas para comprar jabón, papel higiénico y alcohol, así como en los servicios de fumigación, desinsectación y desinfección para los locales de la III MACREPOL LL-A. También habría direccionado las contrataciones directas y procurado beneficiar económicamente a postores como Corporación Alme EIRL, K & C Trading Group SAC, entre otras.

«Al haber favorecido a empresas proveedoras en los procesos de contratación antes señalado, se habría utilizado indebidamente los recursos de propiedad del Estado», reza el documento.

Cambio de piso

Otro de los investigados, Wilson Ciro Llamo Corrales, cotizador de la III DIRTEPOL Trujillo, pasó del Área de Logística al Centro de Operaciones de la Policía (CEOPOL), organismo en el que se maneja toda la documentación de la MACREPOL y a la que reportan todas las unidades de la PNP en esta región. Lo singular de este cambio, es que Llamo Corrales solo caminó 20 gradas de una escalera para asumir su nuevo puesto. Logística queda en el cuarto piso del local central de la III Macro Región Policial La Libertad, en la cuadra 4 del Jr. Bolognesi, y el CEOPOL en el tercer piso.

El suboficial de segunda, quien trabajo de la mano con el comandante Raúl Tapia, comparte las mismas imputaciones que su exjefe en el expediente de la investigación de Asuntos Internos.

EL CEOPOL es una área estratégica de la III DIRTEPOL, estando asignado a esta unidad el Wilson Llamo estará al tanto de los memorandus, oficios y requerimientos de información que pueda solicitar la Oficina de Asuntos Internos del Ministerio del Interior en torno a este caso, esta posición es compartida por el coronel retirado Roger Torres, quien advierte que el CEOPOL es un área estrategica de la III DIRTEPOL

«CEOPOL recibe la información de toda la región La Libertad, de los hechos policiales así como de Lima o provincias. O cualquier orden telefónica, disposición o memorándum del director general o el ministro; recepciona el encargado de CEOPOL y da cuenta al jefe de esta área. Mejor dicho los policías de esta área se enteran de toda la información habida y por haber de la PNP, tanto administrativa como operativa.», sostuvo el ex jefe de la Macro Región Policial de La Libertad .

Con guantes de seda

El encargado de ejecutar estos cambios, es el comandante Fredy Valle Gonzáles, jefe del Área de Recursos Humanos de la III MACREPOL. Él también pertenece al grupo de oficiales de confianza del general Lucas Núñez y que llegó procedente de Piura. Antes de arribar a Trujillo ocupó el cargo de jefe de la Unidad Central de Operaciones Policiales en la I MACREPOL de Piura.

«El nuevo general debe empaparse de estos hechos ya, tomar la decisión y curarse en salud, porque si va a llegar y no tomar las decisiones necesarias para que se vea su transparencia va a dar pie a malas interpretaciones.», señaló Torres Mendoza, al ser consultado sobre la necesidad de modificar los citados destaques.

Para tenerlo claro y a modo de resumen, Tapia, Goicochea, Valle y Núñez trabajaron juntos en Piura, bajo ordenes de este último.

Un grupo de policías cree que los oficiales que llegaron de Piura con el general Lucas Núñez, y que siguen en puestos claves de la III MACREPOL LL-A, podrían entorpecer las investigaciones en torno a los casos de presunta corrupción en las compras directas. Lo concreto hasta el momento es que algunos investigados, especialmente los del Área de Logística, estén siendo tratados con guantes de seda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here