Las evidencias de los actos criminales que perpetran  mineros ilegales a diario en el cerro El Toro en Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, salen a la luz,  tras la reciente constatación policial realizada por agentes del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) de Huamachuco, por disposición del fiscal de Sánchez Carrión, Henry Espinoza Urbina.

En el lugar, de acuerdo a los agentes policiales,  constataron la presencia de personas realizando actividades propias de la minería ilegal, las mismas que se encontraban dentro de unos socavones, ubicados entre los predios de Fernando Miguel Polo Espejo, colindante con el vivero forestal del Ministerio de Agricultura. Como se sabe, Polo Espejo mantiene un litigio con esa entidad del Estado por haber supuestamente ocupado de manera ilegal parte del vivero forestal y ejercer allí la minería ilegal.

Los efectivos, además, apreciaron dos socavones y en una de ellos había carretas de fierro utilizadas para la extracción del mineral aurífero, toda vez que a un costado había sacos conteniendo parte de lo obtenido. También apreciaron unos 50 sacos conteniendo el mismo material, cubiertos con ramas de eucalipto.

Los policías  también encontraron  un rancho de material rústico, en el que había indumentaria en su interior, como cascos, mamelucos, botas, polos, pantalones y una motobomba, los mismos que son usados en estas actividades ilegales.

Lo más grave de todo es que se constató la existencia de una poza de cianuro de aproximadamente ocho metros de largo por tres de ancho, conteniendo en su interior material aurífero en pleno procesamiento, lo cual demuestra el nivel de contaminación del medio ambiente que se perpetra en el lugar que corresponde al caserío de Coigobamba. Más adelante también había otra poza aún más grande, de ocho metros de ancho por diez de largo.

Como prueba de lo que habían observado, los agentes de la Depincri de Huamachuco tomaron fotografías de la actividad minera ilegal y  formularon un acta de constatación. Los uniformados procedieron a comunicar vía telefónica sobre la constatación a la fiscal especializada en Materia Ambiental, Lastenia Acuña Raza,  por lo que los pobladores esperan que, ante los documentos y fotografías presentadas, su despacho, dispongan de manera inmediata las acciones del caso para paralizar estas actividades ilícitas que están causando la muerte, así como la destrucción del medio ambiente.

Asimismo, en el acta se deja constancia que, además de la minería ilegal, se estaba incumpliendo las medidas sanitarias, toda vez que se realiza actividad minera ilegal pese al estado de emergencia decretada por el coronavirus.

El documento sobre la constatación, tras tomar las fotografías, se redactó en las oficinas de la Depincri de Huamachuco, pues los agentes temían ser agredidos por los mineros ilegales y los integrantes de las rondas campesinas de Coigobamba que ya han tenido acciones violentas contra las autoridades cada vez que se realiza una diligencia en este lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here