Después de mucho tiempo, un nuevo presidente de Sociedad de Beneficencia Pública de Trujillo (SBPT) se hizo presente en una sesión de concejo provincial; hecho que fue positivo para la actual gestión, debido a que por fin se pudo conocer la grave situación de esta entidad dirigida a servir a los pobladores locales.

Precisamente, el nuevo presidente del directorio de la SBPT, Eduardo Castillo Bazán, reveló al alcalde provincial José Ruiz Vega y al cuerpo de regidores que existe un déficit de S/ 229 mil 543 en el manejo de las áreas productivas de la entidad, como son el alquiler de cocheras, inmuebles, concesión del cementerio, servicios funerarios y otros. La gestión debió usar el dinero para pagar al personal, aseguró.

En cuanto al cierre del comedor social San Martín de Porres, el citado funcionario manifestó que la Dirección Desconcentrada de Cultura La Libertad cursó documentación indicando que la infraestructura del local se encontraba en condiciones deficientes, situación por la cual no podía seguir funcionando dicho local. Aunque su antecesor Constante Traverso lo cerró por otro motivo, este debe ser intervenido a través de un proyecto de la comuna provincial.

“Tampoco existe un proyecto de casa refugio para personas en estado de abandono”, dijo.

Finalizando su alocución, se conoció que existirían contrataciones irregulares de la institución educativa “Hermanos Blanco” (bajo administración de la Beneficencia), porque a la par del déficit presupuestario del colegio a raíz de deudas vencidas de padres de familia, existe también un exceso de personal.

A esto, se suma que existió un distanciamiento entre la directiva de la beneficencia y los padres de familia, quienes justamente solicitaron una reducción de pensiones por la crisis económica que ya estaba generando la pandemia. sin embargo, el requerimiento no fue atendido.

Al respecto, el burgomaestre y los concejales expresaron su preocupación por las deficientes gestiones pasadas, por lo que invocaron al nuevo representante de la SBPT que se reúna cuanto antes con los demás miembros del directorio, bajo responsabilidad, a fin de que pueda recuperarse esta institución que pertenece a todos los trujillanos.

“En la Beneficencia se ha contratado 25 plazas (para el colegio). Una entidad en crisis no puede crear plazas innecesariamente para poner recomendados. (El “Belén”) no puede ser caja chica de la Beneficencia”, expresó la regidora Olga Cribilleros Shigihara, quien exhortó a Eduardo Castillo que no olvide el rol social de la entidad al momento de su creación, que no debe ser cambiada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here