A poco de cumplir su primer mes de funcionamiento, el Centro de Salud “Sagrado Corazón”, conocido como Centro de Maternidad COVID-19, reportó 73 partos exitosos gracias al esfuerzo de un equipo médico que está haciendo notables esfuerzos por traer nuevas vidas al mundo completamente sanas.

Este hecho es de mucha relevancia puesto que se trata del primer centro especializado de la región para la atención de gestantes con coronavirus asintomáticas, que se encuentran en sus últimas semanas de gestación.

El director del centro de salud, David Rodríguez Díaz, destacó el trabajo al que se dedican 25 profesionales de la salud cuyo desempeño ha logrado que a la fecha no se registre ninguna muerte materna ni neonatal. Además, los recién nacidos no adquirieron COVID-19 y están completamente sanos.

“Con el funcionamiento de este establecimiento, hemos logrado que los grandes hospitales disminuyan su carga de pacientes. Aquí la atención es especializada, evitando en todo lo posible algún traumatismo para las madres. Hemos recibido a gestantes de Chao, Virú, Parcoy y Pataz. Tenemos protocolos propios y han sido comunicados a instancias superiores para su validación externa”, comentó.

Explicó también que no han tenido desabastecimiento de equipos de protección personal y el uso de estos son infaltables para proteger la salud de las pacientes, los bebes y los colaboradores. “Cuando acaba un turno los botamos y renovamos para el siguiente turno. Esa es una fortaleza del trabajo óptimo. Tenemos suma cautela y nuestro corazón está al servicio de la comunidad”, dijo.

Finalmente, en cuanto a la protección de los menores, especificó que una vez que estos nacen se los ubica en una cuna a 2 metros de distancia de las madres, y como privilegian la lactancia materna vienen cumpliendo medidas y protocolos estrictos a fin de evitar el contagio.

Cabe recordar que el Centro de Maternidad COVID-19 lo inauguró el gobernador Manuel Llempén Coronel el pasado 22 de julio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here