El precandidato al Congreso por Unión por el Perú (UPP) y empresario del sector Educación, Alberto Escudero, negó que su deseo de llegar al Congreso tenga alguna relación con la situación de la Universidad Privada Leonardo Da Vinci, de la cual es propietario, y que no ha logrado el licenciamiento ante la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (SUNEDU).

La conocida universidad trujillana, por disposición de la SUNEDU, tendrá que cesar todas sus actividad el 31 de diciembre de 2020.

«Nosotros respetuosos de la ley y las normas hemos acatado la decisión del ente rector a pesar que no la compartimos y consideramos injusta, cesaremos nuestras actividades el 31 de diciembre del 2020. Así que no existe ninguna relación entre uno y otro hecho», señaló Escudero Casquino.

«Además, el Congreso, como bien sabes, no crea ni da licencias a una universidad privada ni tampoco a una pública, porque esa es facultad exclusiva de la Sunedu, que goza de total autonomía y está adscrita al Ministerio de Educación (Poder Ejecutivo)», agregó.

Alberto Escudero encabeza la lista única de precandidatos en La Libertad y de lograr una curul sería la segunda vez que representa a esta región en el Legislativo. Su primera experiencia en el Congreso se produjo en el periodo 2006-2011, también representando a UPP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here