Por: María Luisa Bazán Guzmán

La Conservación de la biodiversidad y los recursos naturales es una preocupación mundial, pues cada día son más las especies en flora y fauna que se van perdiendo y con ellos sus ecosistemas; ello, debido a las malas prácticas empresariales,  la acción del humana, fundamentalmente por la tala indiscriminada de bosques, expansión de áreas de terreno agricola,  crecimiento urbano, y la falta de compromiso de la ciudadanía que no es conciente de los impactos que se genera en contra de la humanidad.

Muy pocos se han dado cuenta que cuidar la biodiversidad puede ser una solución a la pobreza y la postergación de comunidades apostadas alrededor de reservas naturales, santuarios u otras áreas de conservación.  Para las Naciones Unidas (2010), la legislación o los programas nacionales pueden ser esenciales para crear un entorno favorable que fomente iniciativas eficaces lideradas por las comunidades, autoridades locales o empresas., (…) es importante facultar a las comunidades locales para que asuman la administración de la biodiversidad y la toma de decisiones; y alentar así, sistemas que garanticen la participación equitativa en los beneficios que se deriven del acceso a los recursos genéticos.

Las acciones que se adopten para reducir los impactos negativos sobre la diversidad biológica pueden contribuir a una amplia gama de beneficios sociales y sentar las bases para una transición socioeconómica, hacia un modelo de desarrollo más sostenible e inclusivo.. Perpectiva Mundial sobre Diversidad Biológica 4( 2014: 7)

Hay que seguir apostando por iniciativas directas para conservar la biodiversidad, destinadas proteger las especies y ecosistemas más vulnerables; especies que ofrecen mucho por su valor cultural, y que combinadas con medidas de protección de los servicios eco-sistémicos son clave para reducir la pobreza. También se debe garantizar la protección de grupos ecológicos funcionales, que en conjunto, cumplen papeles específicos y fundamentales en los ecosistemas, como lo es la polinización, el control del número de herbívoros por parte de los depredadores de los eslabones superiores, el ciclo de los nutrientes y la formación del suelo. Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3 (2010: 15):

A pesar de contar con avances en la conservación de la biodiversidad estos no han ido de la mano con la consolidación de mecanismos de participación y vigilancia, que garantice la movilización de grupos organizados; ciudadanos verdaderamente comprometidos con alta sensibilidad. Si bien es cierto existen algunas iniciativas individuales para la conservación,  estas no representan la solución del problema; es necesario que los actores involucrados se junten para dialogar, estableciendo pautas que permitan desarrollar estrategias educomunicativas, de gestión, de movilización, de debate, de cara a buscar soluciones conjuntas; lo que se conoce como procesos de incidencia política.

La incidencia política permite la participación de la ciudadanía a través de la ejecución de acciones y presencia de los involucrados en espacios de gran importancia y peso para la toma de decisiones, entre las acciones que se desarrollan se encuentra: La denuncia y presión  ante los tomadores de decisión, la coordinación con otros actores sociales con el fin de que las transformaciones sean pensadas por diversos sectores, no sólo por unas pocas personas que tienen en sus manos la toma de decisión,  el desarrollo de propuestas a través de espacios de discusión con participación diversa,  tanto política como social, la solución de problemas concretos de las comunidades y grupos sociales y la vinculación de luchas locales con movimientos nacionales y también internacionales. Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN 2012:8)

Desde la universidad, en el marco de la responsabilidad social universitaria, se debe promover en docentes, estudiantes, trabajadores y funcionarios, un compromiso por el cuidado de la Biodiversidad , dotándole de conocimientos y habilidades para convertirse en un agente de cambio; realizando proyectos, campañas, gestiones, producción de documentales, informes, expedientes técnicos, diseño de materiales educativos, creación de redes,  entre otros, que favorezcan la restauración y conservación, de especies locales protegidas, que se encuentran amenazadas como es el caso del algarrobo, el cañan, el huanaco, entre otros;  Lo deseable sería que cada uno sea parte de un colectivo organizado, que promueva una conciencia ambiental en su entorno,  que genere emprendimientos sociales, como una vía de lucha contra la pobreza de las poblaciones cercanas a los recursos naturales y biodiversidad; siendo así, sí es posible alcanzar el desarrollo sostenible de las comunidades. Basta ya de dejar que algunos sectores se vean favorecidos por la inoperancia y el dejar pasar. Hagamos que las empresas, y personas que no apuestan por el interés general de toda nuestra región dejen esas prácticas nocivas para nuestro planeta y la humanidad y revalores todo lo que puede ofrecer la conservación de la biodiversidad.

*María Luisa Bazán Guzmán es una destacada docente e investigadora universitaria

REFERECIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3. Montreal, 2010. 94 páginas
  2. Ministerio del Ambiente. Estrategia Nacional de Diversidad Biológica al 2021 y su Plan de Acción 2014-2018 (EPANDB) Recuperado de http://www.minam.gob.pe/diversidadbiologica/wp-content/uploads/sites/21/2013/10/1.-EPANDB-2014-2018.compressed-1.pdf
  3. Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Guía para la elaboración de estrategias de comunicación para la incidencia política. Recuperado de https://cmsdata.iucn.org/downloads/uicn_estrategia_de_comunicacion.pdf

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here