La Contraloría General de la República detectó en el proceso de licitación pública que hizo la Universidad Nacional de Trujillo para los trabajos de ampliación del servicio académico del Centro de Idiomas de esa casa de estudios.

El informe de acción de oficio posterior N°10424-2021-CG/SEDEN-AOP, del 6 de mayo, da cuenta de que «el comité de selección otorgó la buena pro al postor sin cautelar que la empresa emisora de la carta de línea de crédito presentada cuente con la autorización de la SBS (Superintendencia de Banca y Seguros) para realizar este tipo de operaciones, incumpliendo con la normativa aplicable y generando el riesgo que el postor ganador no pueda afrontar la ejecución de la obra afectando los objetivos de la contratación».

En buena cuenta, el organismo fiscalizador corroboró que el comité de selección del mencionado proceso de contratación adjudicó la buena pro al Consorcio Trujillo, integrado por las empresas HCV Company SAC y GRUCONS J&M Contratistas Generales SAC, pese a que presentó una carta de línea de crédito emitida por la Cooperativa de Ahorro y Crédito Dos Pinos, una COOPAC de nivel 1, que por norma no puede ofrecer garantías financieras en el marco de procesos de contratación pública.

La Contraloría señala que «existen deficiencias en el control y revisión de las cartas de línea de crédito por parte del comité de selección, que admitió, evaluó, calificó y otorgó la buena pro».

El órgano de control solicitó a la UNT comunicar las acciones que implementó para solucionar estos problemas, en un plazo de 20 días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here