Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Consejero Greco Quiroz también reportó caso a la presidenta de la Junta de Fiscales de La Libertad y a la Oficina de Control Interno  del Ministerio Público

Huamachuco. El consejero regional Greco Quiroz solicitó la intervención de la fiscal de la Nación ante el  desinterés y la indiferencia del Ministerio Público de La Libertad  para intervenir a los mineros ilegales en cerro El Toro (Huamachuco), donde cada vez cometen más muertes que quedan  enterradas en la impunidad y en el olvido.

La autoridad regional envió  oficios con las pruebas a la máxima autoridad del Ministerio Público, Zoraida Ávalos; también a la Presidenta de la Junta de Fiscales Superiores del Distrito Fiscal de La Libertad, Marena Mendoza Sánchez; y a la  Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público de La Libertad  para evaluar e investigar a los fiscales por el archivamiento de  casos sobre las últimas muertes registradas  en  esa zona de la provincia de Sánchez Carrión a causa de la minería ilegal. 

El último caso fue la muerte de cuatro personas el pasado 6 de mayo en el socavón ilegal de Minerals Doña Julia. Los deudos presentaron pruebas de todo tipo, testimonios grabados, informes, denuncias y videos reveladores, donde incluso se muestra como retiran el cadáver   de una de las víctimas sin la presencia de las autoridades. Sin embargo,  el caso fue archivado, sorprendentemente,  por el fiscal adjunto de Huamachuco, Ronald Urrutia Castillo.

Urrutia Castillo alegó que no hubo necropsias para determinar si las cuatro muertes fueron por inhalación de gases tóxicos a causa del derrumbe.  Para el representante del Ministerio Público, Medardo Fernández Acevedo y los hermanos Valderrama Altamirano murieron de neumoconiosis y no por el derrumbe con fuga de gases tóxicos, pese a que todos los indicios y testimonios apuntaban a que las víctimas fallecieron el interior del socavón ilegal que explota Jorge Espejo Moreno. 

“Sorprende la disposición emitida por el fiscal provisional de Sánchez Carrión, Ronald Urrutia Castillo, que archiva el caso de cuatro inocentes. Le dio impunidad con su firma y sello a pesar de las contundentes pruebas que demostraban la muerte de cuatro personas en el socavón ilegal de Minerals Doña Julia”, sostuvo Greco Quiroz.

Los deudos de los hermanos Alejandro Paulino Valderrama Altamirano, Esteban Hipólito Valderrama Altamirano, Ricardo Valderrama Altamirano y Merardo Fernández Acebedo siguen pidiendo justicia. Desde el primer día le reclamaron justicia al fiscal Urrutia Castillo. Pero solo recibieron evasivas, encontraron las puertas cerradas de la fiscalía y desidia en el proceso fiscal, según denunciaron.

Quiroz también envió una carta solicitando la intervención del Defensor del Pueblo, José Luis Agüero Lovatón, pero obtuvo una respuesta negativa. Agüero  respondió, a través de un oficio, que no es su competencia intervenir y que los órganos competentes están haciéndose cargo.

Tras la tragedia, incluso el procurador público Pedro Armas Plascencia inició una investigación por la horrenda muerte de estos cuatro infortunados. “Los deudos indicaron que fue Jorge Espejo quien ofreció dinero para que no denuncien las muertes de sus familiares”, señala el consejero Quiroz. Y agrega que “por un plumazo del fiscal provisional todo queda impune y sin culpables”.

Retiran del Reinfo

Por su parte, la Gerencia Regional de Energía y Minas  de La Libertad hizo de conocimiento a la Dirección de Formalización Minera del Ministerio de Energía y Minas la resolución N.º 463-2021-GRLL-GGR/GREMH que declara la existencia de responsabilidad administrativa incurrida por Minerals Doña Julia S.A.C, por presuntas infracciones  a las normativas ambientales,  al igual que la   disposición que excluye  a esta empresa del Registro Integral De Formalización Minera (REINFO). La medida también fue notificada a  la presidenta de la Junta de Fiscales Superiores del distrito Fiscal de La Libertad y  al jefe de la III Macro Región Policial  La Libertad, Carlos Céspedes Muñoz.