Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (SEGAT), a través de la Unidad de Fiscalización y Control (UFC), actuó de oficio como parte de sus labores diaria, verificó la situación en la que se encontraban los exteriores de la clínica “San Luis”, en la Av. El Ejército, debido a la presencia de residuos hospitalarios arrojados en la vía pública, poniendo en riesgo la salud de los transeúntes, sin considerar la coyuntura por la COVID-19.

Los residuos estaban contenidos en bolsas negras como si se tratara de residuos domiciliarios, lo que podría inducir al personal del SEGAT a recoger estos desechos y exponerse a serias complicaciones en su integridad sanitaria y contraer serias afecciones.

El establecimiento de salud fue notificado, según el código de infracción 102, de la Ordenanza Municipal 042-2013 MPT, “por arrojar la basura, desmonte, poda de jardines u otro tipo de residuos de cualquier origen y naturaleza a la vía pública y/o terrenos sin construir”, que amerita una multa del 35% de 1 UIT; es decir, S/ 1610.00. Sin embargo, según indica la norma municipal, es subsanable si se corrige la inconducta en el menor tiempo posible.

Es preciso indicar que no es la primera vez que esta situación se repite. La Gerencia General del SEGAT dispone a cabalidad el cumplimiento de las ordenanzas municipales y de la ley, respecto al cuidado ambiental y el respeto del ornato público, e hizo un llamado de atención a las clínicas y hospitales que cometen estas inconductas, y pidió la intervención de la Gerencia Regional de Salud – La Libertad (GERESA – LL) a tomar cartas en el asunto sobre esta mala práctica, sobre todo si se trata de una empresa que brinda servicios de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here